image

El Recorrido a Través de Cuaresma, Semana Santa, Ascensión Y Pentecostés

El Obispo Edward J. Burns Anuncia un Sínodo Diocesano y un Plan Pastoral Post-Pandemia para la Diócesis de Dallas

El Recorrido a Través de Cuaresma, Semana Santa, Ascensión Y Pentecostés: Anuncio de un Sínodo Diocesano y un Plan Pastoral Post-Pandemia para la Diócesis de Dallas

Documento imprimible (PDF)


 

Introducción

Este año, a medida que regresamos a la Cuaresma, aun enfrentando muchos de los profundos efectos y sufrimientos de una continua pandemia, estoy empezando a imaginar una Iglesia postpandémica aquí en la Diócesis de Dallas. En esta carta pastoral presentaré mis reflexiones sobre la adopción de una misión apostólica, una revisión del estado de la diócesis y una respuesta que, considero, fortalecerá esta diócesis tras esta histórica pandemia.

Les escribo para pedirles que reflexionen en esto, y me acompañen a orar durante este tiempo sagrado. En Cuaresma reflexionamos sobre nuestra mortalidad y pecaminosidad; lo hacemos en preparación para la Pascua, la Ascensión y, en última instancia, Pentecostés, cuando los Apóstoles fueron llamados a ir a predicar el Evangelio a todas las naciones. De la misma manera, les pido que me acompañen a medida que discernimos cual es nuestro lugar en este período doloroso de la historia y comenzamos a planificar el camino a seguir como lo hicieron los Apóstoles. A través de la intercesión de la Virgen de Guadalupe, pidámosle al Señor que nos guíe y nos acompañe, y que nos otorgue una fuerza y determinación renovadas para servir al mundo que Él vino a redimir.

 

Los Fieles

Recientemente celebré mi cuarto aniversario como Obispo de la Diócesis de Dallas. Me doy cuenta de lo bendecido que soy de ser el pastor de esta Iglesia local. El pueblo es muy fiel, comprometido, hospitalario y generoso. Están muy orgullosos de ser Católicos, y deseo hacer lo que sea necesario para fortalecer su fe para que se sientan orgullosos de ser Católicos y formar parte de la Diócesis de Dallas.

 

Abrazando la Misión Apostólica

Este es un tiempo de grandes oportunidades. No es tiempo de seguir haciendo las cosas como siempre las hemos hecho, sino más bien de realizar nuevas iniciativas y ofrecer un testimonio audaz del amor perdurable de Jesús. Es un tiempo de renovar nuestra fe en Él y de aventurarse "mar adentro"[1] con la confianza que el Señor está con nosotros en la barca, golpeada como esta por muchos vientos en contra, pero continuando hacia el destino al que Él nos llama. Este es un momento para recuperar el espíritu vivificante original de los tiempos apostólicos, para vernos a nosotros mismos como uno con aquellos apóstoles y discípulos originales, con María, nuestra Madre, y todos los hombres y mujeres santos que siguieron a Jesús. Ellos eran todo lo que quedaba de la Iglesia para realizar la misión de Jesús tras su Resurrección y Ascensión. Investidos con los dones del Espíritu Santo, se dirigieron a un mundo dominado por el Imperio Romano y la cultura helénica pagana de la época. Fueron capaces, a lo largo de los siglos subsiguientes, de transformar ese imperio y esa cultura, reestructurarlos en la misma manera de articular y difundir el mensaje de Jesús a todos los confines de la tierra. ¿Quién podría haber predicho o haber planeado esto?

Es el momento de recuperar la fe y la confianza de esa comunidad apostólica original: implorar al Señor resucitado como lo hicieron ellos, rogarle que vuelva a inflamar nuestros corazones con el fervor del Espíritu Santo que descendió sobre ellos en el Cenáculo el día de Pentecostés, pedirle la fortaleza para llegar a todos los confines de la tierra, con una disposición para hacer y sufrir lo que sea necesario, aunque sólo sea para predicar a Cristo crucificado y resucitado como la única esperanza para el mundo. La gente de aquel día dijo de los Cristianos: "¡Miren cómo se aman los unos a los otros!" Este amor sacrificial dio testimonio de su fe en Jesús. Contemplar la comunidad apostólica original en busca de inspiración no es un ejercicio que brota de la nostalgia, un anhelo por "los buenos tiempos de antaño" o un escape del mundo actual y sus múltiples crisis: políticas, sociales, morales o espirituales. Más bien, proviene de mi propia reflexión sobre lo que los apóstoles enfrentaron y hacia dónde fueron enviados.

Más importante aún, emana de mi reflexión sobre la persona y el mensaje de Jesús y de su llamado al discipulado y confianza en su promesa de permanecer con nosotros hasta el fin de los tiempos. El Papa Francisco ha hablado acerca de la “infinita creatividad" del Espíritu Santo[2] y de la necesidad de que no permanezcamos "al margen de esta marcha de la esperanza viva" dejando que las cosas pasen. Más bien, que participemos activamente en la vida y en el mundo tal como se nos da. Nuestra misión en este mundo exige nuevas iniciativas y creatividad para enseñar la verdad y vivir la fe. Creo que el Espíritu Santo que infundió un efecto tan radical en el corazón, las mentes y las almas de esa comunidad original, es el mismo Espíritu que se nos otorga en este tiempo, aquí en la Diócesis de Dallas, dándonos la valentía de enfrentar lo que sea necesario y estando comprometidos para realizar lo que es correcto y justo.

 

Esfuerzos Administrativos

En los últimos cuatro años ha habido momentos en los que la Diócesis de Dallas carecía de un ímpetu pastoral o apostólico debido a la necesidad de atender las responsabilidades administrativas apremiantes de la Iglesia. Durante estos momentos, me preocupaba que algunos programas de la diócesis se hubieran quedado estancados y que nuestras prácticas pastorales se volvieran indiferentes. Al mirar a la Iglesia en una experiencia postpandémica, reflexiono sobre los numerosos éxitos pastorales que ha tenido la diócesis, pero también veo la necesidad de una renovación y regeneración espiritual.

 

La Eucaristía

En vista de las restricciones ocasionadas por la pandemia, adoptamos el cometido de llevar la celebración de la Eucaristía a los hogares de miles de personas y nos embarcamos en nuestras Misas televisadas, las cuales también fueron transmitidas en las redes sociales y en nuestro sitio web. Todo este proyecto comenzó con liturgias en la Catedral y evolucionó con varios sacerdotes presidiendo las Misas. Me siento agradecido con el personal que continuó abrazando con alegría este proyecto cuando expresé: "manos a la obra" y comenzamos a televisar las Misas en varias parroquias de la diócesis.

Una mujer que ha estado confinada en su hogar durante los últimos siete años me escribió expresando que ella veía la Misa en EWTN y que estaba encantada de ver a sus obispos y sacerdotes celebrando la Misa a nivel local. Me dijo: "Obispo, cuando celebraste la Misa en mi parroquia, San Pío X, fue la primera vez que vi el interior de mi parroquia en siete años. Lloré durante toda la Misa. Gracias por ese regalo tan maravilloso". Nuestra asociación con la Fundación Católica ha hecho que todo esto sea posible.

 

Discipulado

Nuestro Señor Jesucristo siempre desafió a sus discípulos a no caer en la complacencia. Me preocupa que esta pandemia haya ocasionado que algunos fieles se hayan vuelto complacientes. Mi deseo es invitar a nuestros feligreses a salir de la comodidad de sus sofás y volver a nuestras Iglesias. Es importante que hagamos lo que San Pablo le dijo a Timoteo: "te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos".[3] Espero que podamos restablecer esa llama de la fe, la luz de Cristo, que nos ha sido otorgada en nuestro Bautismo y reavivarla con el fuego de Su amor. Mi objetivo es pastorear esta Iglesia local a lo largo de la Cuaresma, la Pascua, la Ascensión y Pentecostés para abrazar la labor misionera que tenemos por delante con el mismo fervor y celo apostólico de la primera comunidad Cristiana.

Siempre es un gozo encontrarse con feligreses apasionados con el Evangelio. Espero ver a la Diócesis de Dallas impulsada por este fervor apostólico. Cuando soy testigo de la energía, el enfoque y el impulso de los miembros del equipo de trabajo diocesano de inmigración, el equipo de trabajo para la sanación interracial, el equipo de trabajo de evangelización, el comité provida, los Caballeros de Colón y otros grupos locales, me siento motivado, como Obispo de la Diócesis de Dallas, a hacer aún más para crecer y fortalecer a los discípulos misioneros en el norte de Texas. Vislumbro ampliar las oportunidades para que los fieles laicos se integren a la labor administrativa de la diócesis a través de diversos equipos, equipos de trabajo, comités y consejos para asegurarnos de nunca quedarnos estancados, inmóviles, paralizados o indiferentes. Para ello, espero llegar a nuestras parroquias para identificar a los feligreses que poseen este fervor apostólico y deseo de difundir su espíritu misionero a nivel diocesano.

 

Perseverando en la Misión

Una de mis primeras tareas fue ponerme en contacto con un grupo de personas para formar parte del equipo de trabajo diocesano sobre inmigración. Reconocemos que nuestro país necesita de una reforma migratoria. Si bien cada país tiene derecho a asegurar sus fronteras, cada familia tiene derecho a una vida mejor. Es importante ver la difícil situación en la que se encuentran las familias que desean lo mejor para sus hijos, y reconozco que nuestras diócesis Católicas a lo largo de la frontera luchan por servir a los miembros de la comunidad inmigrante. Por eso he anunciado que la Diócesis de El Paso, Texas, es ahora nuestra diócesis hermana doméstica. Es decir, tendremos un cuidado y preocupación especiales por ellos y les ayudaremos en todo lo que podamos. He estado en contacto con el Obispo Mark Seitz, Obispo de la Diócesis de El Paso, para ver la manera en la que podemos colaborar con él. En establecer esta relación, se encuentra el deseo de apoyar a nuestros hermanos y hermanas diocesanos que ahí apoyan la misión de acoger al forastero.

 

La Sanación

Durante el transcurso de esta pandemia, este país experimentó disturbios civiles tras el asesinato de George Floyd. En respuesta, establecí un equipo de trabajo diocesano para la sanación interracial. Nos hemos reunido en varias ocasiones, y estamos elaborando una forma de proceder que incluirá oración, sesiones informativas, discusiones y ceremonias de sanación. Asimismo, este equipo de trabajo ha creado un recurso para la Cuaresma: Una Reflexión de Cuaresma para la Sanación Interracial, la cual destaca los Domingos de Cuaresma con una reflexión que nos guía a través de los desafíos que enfrentamos con la división racial en este país. Los invito a añadir esta reflexión como uno de sus ejercicios espirituales durante este tiempo de Cuaresma. Lo pueden encontrar en nuestro sitio web.

Con respecto a nuestros esfuerzos provida, la Diócesis de Dallas continuará nuestra labor para promover la santidad de toda la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Las luchas y desafíos que componen nuestro discipulado fiel incluyen la manera en la que podemos ayudar a los indigentes y a los que tienen hambre.

 

Educación Católica y Formación Religiosa

Recientemente celebramos la Semana de las Escuelas Católicas en la diócesis. La celebración de este año se realizó de forma virtual. Sin embargo, me dio la oportunidad de decirles a los estudiantes que le agradecieran a sus padres por estar comprometidos con la educación Católica. Y para quienes se esfuerzan por enviar a sus hijos a la escuela Católica, estoy muy complacido con todos los esfuerzos que se realizan en la diócesis para hacer posible la educación Católica para aquellos que la buscan.

Las parroquias de la diócesis están haciendo todo lo posible para mantener en marcha los programas catequéticos de formación de fe. Sin embargo, esta pandemia ha hecho que resulte difícil. Los padres de familia, catequistas y ministros parroquiales están atentos a la necesidad de transmitir la fe a la próxima generación. La diócesis está comprometida en que dichos programas de formación se mantengan sólidos y vitales.

Reconociendo que muchas de nuestras familias instruyen a sus hijos en el hogar, tuve el placer de iniciar una Misa en la Diócesis para la Escolarización en Casa. Mi objetivo es asegurar que la formación de fe sea parte de su plan de estudios y proporcionar un sistema de apoyo para estas familias en la diócesis. Muchos creen que esta pandemia ha dado lugar a un mayor número de familias que en el futuro optarán por la instrucción de sus hijos en el hogar. Mi objetivo es desafiar a la Iglesia doméstica, a la familia, a cumplir con la responsabilidad de transmitir la fe a la próxima generación.

 

Servicio al Prójimo

Junto con estos esfuerzos, me siento muy orgulloso de Caridades Católicas de Dallas. Caridades Católicas ha facilitado nuestro centro St. Jude, ofreciendo viviendas permanentes a nuestros hermanos y hermanas indigentes, de 55 años o más. Esperamos contar con otro centro similar en un futuro próximo. Asimismo, Caridades Católicas ofrece miles de alimentos en los nueve condados de la diócesis a través de su programa de camiones de alimentos. Asociada a Caridades Católicas, la Diócesis de Dallas, y otras comunidades religiosas, han participado en la campaña "Be Golden". Esta campaña reta a las personas a seguir la Regla de Oro, "traten a los demás como les gustaría ser tratados". Para destacar este esfuerzo, la ciudad de Dallas ha pintado su hermoso horizonte de dorado. Espero que la ciudad vuelva a hacerlo por tercer año consecutivo para celebrar el hecho de que todos estamos llamados a "Be Golden" mientras defendemos el bien común y servimos a nuestros hermanos y hermanas.

 

 

Nuestros Seminaristas y Sacerdotes

La Diócesis de Dallas a menudo se ha puesto en oración pidiendo al Dueño de la Mies que envíe trabajadores a la viña. Hubo un día en el que esta diócesis contaba con tan solo 13 seminaristas, hoy tenemos más de 70 hombres estudiando para el sacerdocio diocesano. Reconociendo que el Dueño de la Mies ha respondido a nuestras oraciones (y oramos para que seamos continuamente bendecidos con vocaciones sacerdotales), me siento complacido con la expansión del Seminario Holy Trinity con la reciente conclusión del Centro Cardinal Farrell. Le pido a Dios que, asimismo, nos permita ser fructíferos en la ampliación de nuestro Seminario Redemptoris Mater añadiendo más espacio para su crecimiento. El Seminario Redemptoris Mater ya ha sido favorecido con el establecimiento de la Maestría en Divinidad ofrecida por la Universidad de Dallas.

Espero que, en los próximos años, los hombres en nuestros programas de formación participen en un próximo Instituto de Homilética de la Universidad de Dallas. Este Instituto está preparado para ofrecer un plan de estudios para nuestros programas de formación de clérigos y el programa de formación continua para sacerdotes y diáconos en la diócesis.

Estoy particularmente agradecido y orgulloso de los jóvenes sacerdotes de esta diócesis que se han dedicado a servir a quienes se encuentran afectados por el COVID. Estos jóvenes sacerdotes están certificados por nuestros hospitales locales para estén junto a la cama de nuestros feligreses administrando los sacramentos. Cuando las restricciones en los hospitales impidieron que sus seres queridos estuvieran presentes durante este tiempo de sufrimiento, muchos feligreses han expresado su agradecimiento al saber que sus sacerdotes estaban presentes para sus seres queridos cuando ellos no podían hacerlo.

Al mismo tiempo, soy consciente de la manera en la que nuestros sacerdotes han multiplicado el número de Misas y celebraciones litúrgicas debido a la necesidad de limitar el número de personas para dichos eventos debido a las restricciones del COVID. Mi corazón está lleno de alegría sabiendo que los sacerdotes de la diócesis nunca han dejado de ofrecer los sacramentos a los fieles a pesar de las dificultades de esta pandemia. Estos sacerdotes muchas veces han llevado los sacramentos desde el interior de la Iglesia a la intemperie para salvaguardar la salud de los feligreses, e incluso se han sentado afuera en el frío y la lluvia para servir a los feligreses que pacientemente esperaban en fila la confesión. Anteriormente he expresado que tenemos a los sacerdotes más trabajadores que he visto. Ellos en verdad se dedican al servicio sacerdotal de su pueblo. Por un deseo de ayudar y una preocupación sincera por mis hermanos sacerdotes, he iniciado conversaciones para establecer una residencia de sacerdotes ancianos en la diócesis. Así como estos hombres buenos han cuidado con esmero al pueblo de Dios, es apropiado que esta Iglesia local los apoye después de que ellos han entregado sus vidas al Señor al servicio de los fieles de esta diócesis.

 

Levadura en la Sociedad

La Diócesis de Dallas ha celebrado varias liturgias que reúnen a profesionales, hombres y mujeres, de las mismas profesiones: la Misa roja, la Misa blanca y la Misa azul. La Misa roja es la oportunidad de reunir a legisladores, abogados, jueces, paralegales, etc., para reflexionar sobre la ley de la nación y la manera en la que somos llamados a ser ciudadanos del Reino de los Cielos. La Misa blanca reúne a todas las personas en la profesión médica (médicos, enfermeras, asistentes de médicos, técnicos, etc.) para celebrar la noble profesión de la sanación, al mismo tiempo que defiende los estándares morales de la santidad de la vida. La Misa azul reúne a todas las personas que visten un uniforme que sirvieron en el ejército, las fuerzas del orden, los socorristas, los bomberos, los oficiales de policía, etc., reconociendo el importante papel que desempeñan al mantenernos a salvo al mismo tiempo que enfrentan peligros y riesgos potencialmente mortales. Tales vidas de servicio nos obligan a rezar por su seguridad y a apoyar su buena labor.

Muchos otros profesionales Católicos podrían beneficiarse de la oportunidad de reunirse con sus colegas en el vínculo común de la fe para discutir cómo vivir su discipulado en el sitio de trabajo, para reflexionar juntos sobre la manera en la que son llamados a ser levadura en el mundo. Hombres y mujeres empresarios, profesionales de los medios de comunicación, maestros, empleados, trabajadores de la hostelería podrían beneficiarse de celebraciones de Misas similares. Dichas reuniones pueden ayudar a fortalecer el celo apostólico, brindar la oportunidad de reunirse con hermanos y hermanas fieles en su campo y apoyarse mutuamente para vivir el Evangelio y seguir fielmente al Que es el Camino, la Verdad y la Vida.

 

Vocaciones Sagradas

La Diócesis de Dallas es bendecida con hombres y mujeres en la vida consagrada. Las comunidades religiosas de la diócesis añaden un testimonio especial del Evangelio con el carisma especial de las diversas comunidades. En los últimos tiempos, hemos añadido dos comunidades de religiosas adicionales a la diócesis y estamos profundamente agradecidos por su presencia y su servicio a la Iglesia, especialmente en nuestras escuelas. Al mismo tiempo, es mucho lo que se celebra en la vida familiar y lo que celebran las parejas de esposos. Además de la Misa diocesana para recién casados, debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para fortalecer los matrimonios y mantener a la familia fuerte y fiel. Mi objetivo es edificar esta área ministerial en la diócesis.

Nuestros diáconos son una bendición y su ministerio de servicio comprometido es un pilar en muchas de nuestras parroquias. Son impresionantes. Me complace anunciar que en esta Cuaresma/Pascua enviaremos detalles sobre las reuniones informativas para las personas interesadas en aprender más sobre el diaconado.

 

Mayor Participación de los Fieles Laicos

Tengo la esperanza de exhortar a los fieles a asumir un papel activo en el avance de la misión pastoral de la Iglesia. Es decir, vislumbro laicos formando parte de equipos en la diócesis que abordarán dicho alcance pastoral como el ministerio matrimonial, ministerio de jóvenes, asistencia a los recién casados, clases de catequesis para nuestros niños, acogida a las personas que se preparan para recibir los sacramentos de iniciación en la Pascua, etc. Estos grupos se asegurarán que la labor de la diócesis mantenga vivo el impulso pastoral en la diócesis. Ya he observado la participación de los fieles en los numerosos grupos y organizaciones diocesanas presentes en la diócesis. Estoy impresionado con lo que realizan, y aprecio su ayuda. En las próximas semanas, meses y años, invitaremos a más fieles a dar un paso adelante y participar activamente en la labor de la Iglesia.

 

Organizaciones/Instituciones Católicas

Tengo el deseo de construir la cultura Católica en el norte de Texas. Estoy complacido con el número de organizaciones e instituciones Católicas que ayudan a fortalecer a los fieles. Soy consciente de la presencia de los Caballeros de Colón, la Sociedad de San Vicente de Paul, Caridades Católicas de Dallas, Radio Guadalupe, la Universidad de Dallas y nuestras numerosas escuelas Católicas, por nombrar tan solo algunas. Varias organizaciones Católicas nacionales también impregnan esta diócesis con su alcance pastoral. Todo esto brinda una oportunidad para que nuestros fieles crezcan y se fortalezcan en la fe. Al hacerlo, ayuda a que se fortalezca la cultura Católica.

 

Personal del Centro Pastoral

Por último, agradezco a nuestro personal del Centro Pastoral que ha trabajado muy arduamente para mantenernos al día durante esta pandemia. Esta pandemia nos ha dado la oportunidad de mirar las cosas de manera diferente y de adoptar una forma diferente de servir a nuestro pueblo. Con la ayuda de muchas personas fuera del Centro Pastoral, nuestro personal ha podido maniobrar a través de los desafíos de los dos últimos años. Somos bendecidos con excelentes compañeros de trabajo.

 

Una Respuesta Histórica a una Pandemia Histórica

Al iniciar esta temporada de Cuaresma y entrar en este tiempo especial de gracia y conversión, el Señor nos llama a responderle en este momento como lo destacan las palabras de San Pablo a los Corintios en la segunda lectura del Miércoles de Ceniza: "Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación."[4]

Lo anterior representa en gran parte lo que hemos estado haciendo en la diócesis durante los últimos años, con algunos pensamientos sobre la dirección de la diócesis en el futuro. Al mismo tiempo, este movimiento hacia adelante requiere tanto la contribución como el apoyo de toda la Iglesia local. Por lo tanto, en vista de la naturaleza histórica de esta pandemia, creo que se requiere una respuesta igualmente histórica, una respuesta con vistas hacia una Iglesia apostólica postpandémica. Mi plan es entonces llamar a un sínodo diocesano para la Diócesis de Dallas. El último sínodo diocesano tuvo lugar en 1934, hace casi 87 años y fue convocado por el Obispo Joseph P. Lynch, el tercer Obispo de Dallas y el obispo con el servicio más prolongado en la historia de la Iglesia Católica en los Estados Unidos. A medida que dirigimos nuestra mirada hacia la vida después de esta pandemia, creo que un sínodo local es la mejor manera de que esta Iglesia local desarrolle los medios para responder a las necesidades de los fieles en este mundo cada vez más desafiante.

 

Sínodo Diocesano

Un sínodo diocesano es, en sí, una asamblea especial de clérigos y fieles con el propósito de ofrecer asistencia al obispo para establecer la dirección del ministerio en la diócesis para el futuro. Un sínodo diocesano no aborda directamente cuestiones doctrinales ni las enseñanzas de la Iglesia, sino que se enfoca en un plan pastoral, tocando todos los elementos de la Iglesia local. En la reunión del sínodo, se darán muchas recomendaciones y sugerencias de los fieles al cuerpo del sínodo, quien consultará y votará sobre las resoluciones que le serán presentadas al obispo diocesano para su implementación en la diócesis.

Un evento de esta magnitud requerirá de mucha preparación, por lo que planeo que esto forme parte de un proceso de diez años que culminará con la celebración del 500.o aniversario de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego, un momento clave en la evangelización de las Américas.

 

El Cronograma del Sínodo

Lo siguiente representa una programación tentativa del proceso:

12 de diciembre de 2021: Esta fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe será la apertura del proceso sinodal con una Misa en la que participarán miembros de la Comisión Preparatoria, quienes ayudarán en la dirección del proceso sinodal y realizarán sesiones de escucha en toda la diócesis para escuchar las necesidades de los fieles. Esta celebración marcará un período de preparación de diez años de la Diócesis de Dallas para el 500.o aniversario.

2022-2024: Se llevarán a cabo sesiones de escucha en toda la diócesis en las numerosas parroquias y comunidades que componen la diócesis. La Comisión Preparatoria facilitará el proceso de recopilación de detalles y documentos en preparación para el sínodo.

2024: El sínodo, en sí, tendrá lugar cerca del 90.º aniversario del sínodo diocesano de 1934. El sínodo será un evento de varios días en el que el cuerpo del sínodo consulta y vota sobre las resoluciones que el obispo diocesano pueda considerar implementar.

2024-2031: El tiempo posterior al sínodo incluirá la implementación de las declaraciones y decretos sinodales en toda la diócesis. Anticipo que muchos de estos proyectos tomarán muchos años en concretarse, y espero que continuarán guiando el desarrollo de la diócesis en el futuro. Este tiempo también se centrará en la renovación espiritual, pastoral y temporal de toda la diócesis.

El 12 de diciembre de 2031 incluirá una gran Misa y procesión para celebrar la conclusión del proceso sinodal y el 500.º aniversario de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego.

Para ser claro, no se trata de un proceso que transforme el gobierno de la Iglesia en algo manejado por una votación o comité. Es, en cambio, un proceso consultivo en el que los fieles pueden unirse para hablar de sus necesidades y esperanzas para la Iglesia. Lo que espero desarrollar a partir de este proceso sinodal, es un plan pastoral que pueda escuchar a la sabiduría y las perspectivas de todos los miembros de la diócesis, así como responder de la mejor manera posible a las necesidades pastorales existentes y cambiantes de la diócesis en la actualidad y en el futuro.

 

Preparación Diocesana

Durante el tiempo de preparación para el sínodo antes del 500.º aniversario de Nuestra Señora de Guadalupe, preveo que el clero y los fieles realizarán peregrinaciones y procesiones que les ayudarán a fortalecer su fe, devoción y discipulado.

Al prepararme para convocar un sínodo diocesano, consulté nuestros archivos y encontré una tesis escrita por un sacerdote de Dallas, el Padre Jack Hopka, titulada "La Diócesis de Dallas: una Historia de Crecimiento y Desarrollo". En la primavera de 1985, él entregó este trabajo a la Universidad St. Paul. Me llamó la atención leer que "... cuando (el Obispo) Gorman se convirtió en Obispo de Dallas Fort Worth en 1954, la diócesis estaba creciendo a pasos agigantados. La población de Dallas era superior a 434,000 en 1950 e incrementaría otros 250,000 en los próximos 10 años. Con el fin de posibilitar cuidado pastoral de los muchos Católicos que se mudaron a la zona, Gorman emprendió un ambicioso programa de construcción, estableciendo numerosas parroquias y escuelas nuevas. Sólo en los años 1954 a 1956, se establecieron ocho nuevas parroquias, todas ellas en el área de la sede de la ciudad."

En la actualidad, reconozco que el área de Dallas-Fort Worth está lista para crecer de la población proporcionada por la Oficina del Censo en 2018 de 7,539,711, a posiblemente más de 10 millones de personas en 2030, como algunos lo han proyectado. Al igual que mis predecesores, mi deseo es preparar esta diócesis para el éxito a través del servicio a las necesidades espirituales/sacramentales del pueblo de Dios.

 

Conclusión

Volvamos a nuestras raíces apostólicas. Entendamos nuestro lugar en esta temporada estéril de Cuaresma, con la mirada siempre puesta en la resurrección en la Pascua, en la Ascensión a los cielos y finalmente en la misión establecida en Pentecostés. Con nuestro Dios, podemos superar cualquier obstáculo. Cada uno de nosotros debe poner "al servicio de los demás los dones que ha recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”[5] de la misma manera que lo hicieron los apóstoles.

La aparición de Nuestra Señora a San Juan Diego puso en marcha una evangelización inimaginable, imprevista y dinámica en las Américas, donde anteriormente sólo había unos pocos que respondieron al mensaje del Evangelio. A través de su presencia, a través de su intercesión, el mensaje del Evangelio se extendió con gran rapidez y efecto. Le pedimos a ella, patrona de nuestra diócesis, que nos acompañe ahora, y durante los próximos días y años, que ore con nosotros y por nosotros, que nos enseñe en estos días, llenos de desafíos y dificultades, a decir 'sí' a la voluntad de Dios como ella lo hizo con el arcángel Gabriel en la Anunciación, y como lo hizo todos los días de su vida.

Que ella nos guíe y nos acompañe a lo largo de este recorrido:

 

Oh Dios, Padre de las misericordias,
que pusiste a tu pueblo bajo el singular patrocinio
de la santísima Madre de tu Hijo,
concede a cuantos invocan a la Santísima Virgen de Guadalupe,
poder buscar con fe decidida
el progreso de los pueblos por los caminos de justicia y de paz.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo,
Dios, por los siglos de los siglos.

 

Excelentísimo Edward J. Burns, DD
Octavo Obispo de la Diócesis de Dallas
17 de febrero de 2021
Miércoles de Ceniza

 

[1] Lucas 5,4

[2] Evangelii gaudium, 278

[3] 2 Timoteo 1,6

[4] 2 Corintios 6,2

[5] 1 Pedro 4,10