Background Image

cÓmo rezar el rosario

CÓmo rezar el Rosario (PDF)

El Obispo Burns invita a rezar el Rosario en familia

La Iglesia Católica celebra el Mes del Santo Rosario cada octubre. Durante este mes, los fieles veneran a la Santísima Virgen María y celebran la fiesta litúrgica de Nuestra Señora del Rosario el 7 de octubre. Todo esto se hace en honor de la Santísima Virgen María para agradecer su protección a la Iglesia en respuesta al rezo del Rosario por los fieles.

En celebración del Mes del Santo Rosario, este octubre, el Obispo Burns rezará el Rosario virtualmente con familias de siete parroquias alrededor de la Diócesis, incluyendo St. Michael the Archangel en Grand Prairie, Mary Immaculate en Farmers Branch, St. Mary en Sherman, Holy Trinity en Dallas, Holy Spirit en Duncanville, St. Michael the Archangel en Garland y Christ the King en Dallas.

Además, este octubre, el Obispo Burns exhorta a todas las familias a tomar esta oportunidad para invocar a nuestra Madre del Cielo al rezar el Rosario juntos como familias unidas en Cristo.

Santa María, Madre nuestra, al iniciar este mes del Santo Rosario, te pedimos nos cubras con tu manto sagrado y nos acerques a tu Divino Hijo.


El Rosario es una oración con base en las Sagradas Escrituras. Comienza con el Credo de los Apóstoles que resume los grandes misterios de nuestra fe Católica.  El Padre Nuestro, que introduce cada misterio, proviene del Evangelio. La primera parte del Ave María está compuesta por las palabras del ángel anunciando el nacimiento de Cristo y el saludo de Isabel a María. El Papa San Pío V agregó oficialmente la segunda parte del Ave María. Los misterios del Rosario se centran en los acontecimientos de la vida, muerte y resurección de Jesucristo. Hay cuatro grupos de misterios que se meditan según el día de la semana: Gozosos, Dolorosos, Gloriosos y los Luminosos (añadidos por San Juan Pablo II en 2002).

La repetición de las diez Ave Marías tras cada misterio quiere llevarnos a una oración tranquila y contemplativa al meditar en cada Misterio. La suave repetición de las palabras nos ayuda a entrar en el silencio de nuestros corazones donde habita el Espíritu de Cristo.  El Rosario puede ser rezado en privado o en grupo. 

RosaryMisterios Gozosos (Lunes, sábados y domingos de Adviento)

  1. La Anunciación
  2. La Visitación
  3. El Nacimiento de Jesús
  4. La Presentación de Jesús en el Templo 
  5. El Niño Jesús Perdido y Hallado en el Templo

Misterios Luminosos (Jueves)

  1. El Bautismo de Jesús en el Jordán
  2. La Autorevelación de Jesús en las Bodas de Caná
  3. El Anuncio del Reino de Dios invitando a la Conversión
  4. La Transfiguración
  5. La Institución de la Eucaristía

Misterios Dolorosos (Martes, viernes y domingos de Cuaresma)

  1. La Oración de Jesús en el Huerto
  2. La Flagelación del Señor
  3. La Coronación de Espinas
  4. Jesús Carga la Cruz
  5. La Cruxifición y Muerte de Nuestro Señor

Misterios Gloriosos (Miércoles y domingos excepto en Cuaresma y Adviento)

  1. La Resurrección del Hijo de Dios
  2. La Ascención del Señor a los Cielos
  3. La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles
  4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos 
  5. La Coronación de la Santísima Virgen como Reina 

 


Rezando el Rosario

Conozca las oraciones del Rosario. 

  1. Haga la Señal de la Cruz y diga – En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
     
  2. Sosteniendo el crucifijo recite el Credo de los Apóstoles.
     
  3. En la primera cuenta, rece un Padre Nuestro.
     
  4. Rece un Ave María en cada una de las tres cuentas siguientes pidiendo crecer en las virtudes de fe, esperanza y caridad.  
     
  5. Diga el Gloria.
     
  6. En cada una de las décadas anuncie el Misterio, luego diga el Padre Nuestro en la cuenta grande. 
     
  7. Siguiendo con sus dedos las diez cuentas chicas, diga un Ave María  en cada una, mientras medita en el Misterio.  Termine la década con un Gloria, luego puede decir la oración solicitada por Nuestra Señora en Fátima: «Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia» Amén.
     
  8. Después de rezar las cinco décadas, diga el Salve Regina, seguido por esta oración:

    V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. 
    R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. 

    Oremos: Oh Dios, que has llenado de alegría al mundo por la resurrección de Jesucristo, tu Hijo, Nuestro Señor, te pedimos nos concedas que al venerar los misterios del Santo Rosario de la Bienaventurada Virgen María, vivamos sus enseñanzas y alcancemos las promesas que estos contienen. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

    V. Concédeles, Señor, el descanso eterno y que les ilumine Tu luz perpetua. 
    R. Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios, descansen en paz. Amén.
     
  9. Al concluir, haga la Señal de la Cruz y diga - En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
     
  10. Usted puede continuar con las oraciones adicionales si así lo desea.

 


Oraciones del Santo Rosario


La Señal de la Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció en tiempos de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

El Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Ave María

Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración de Nuestra Señora de Fátima

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

Salve Regina

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

 

Oraciones Adicionales al Final del Rosario

Estas oraciones opcionales se pueden decir al final de Rosario:

Letanías

Oración a San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica.
Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo
para la perdición de las almas. Amén.

Oración Final

Te rogamos nos concedas, 
Señor Dios nuestro, 
gozar de continua salud de alma y cuerpo, 
y por la gloriosa intercesión 
de la Bienaventurada siempre Virgen María, 
vernos libres de las tristezas de la vida presente 
y disfrutar de las alegrías eternas. 
Por Cristo nuestro Señor. 
Amén.

Por las Intenciones del Papa

Los Cátolicos pueden ganar una indulgencia plenaria bajo las condiciones habituales que inlcuyen orar por las intenciones del Papa cuando rezan el Rosario en grupo en una iglesia u oratorio público, en familia o individualmente frente al Santísimo Sacramento. 

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria