Background Image

Obispo Edward J. Burns 1.10.2020


Declaración del Obispo Edward J. Burns de la Diócesis Católica de Dallas acerca de la decisión tomada por el Gobernador Abbott de negar el reasentamiento de refugiados en Texas

Me encuentro sumamente decepcionado al enterarme de la decisión tomada por el gobernador Greg Abbott de no permitir que los refugiados sean reasentados en Texas. Esto es desafortunado dada la larga historia de nuestro estado en la labor de reasentar a quienes huyen de situaciones peligrosas, a menudo situaciones de vida o muerte en sus propios países, incluyendo a muchas personas que están escapando de la persecución religiosa y la violencia en otras partes del mundo. 

La Diócesis de Dallas se encuentra muy agradecida por la labor excepcional y compasiva realizada por Caridades Católicas de Dallas en asociación con el gobierno de los Estados Unidos para reasentar a hombres, mujeres y niños que se encuentran desesperados por encontrar seguridad y libertad. Todos los refugiados atendidos de esta manera han sido examinados y aprobados  para su reasentamiento por la Oficina de Refugiados y Reasentamiento del Departamento de Seguridad Nacional.

Si bien algunos titulares dicen, "El albergue para refugiados en Texas está lleno", recordemos que cuando se le dijo a María y José que la posada estaba llena, el mesonero al menos hizo lo que pudo, les ofreció su último refugio, un simple establo con un pesebre. No fueron rechazados. Esto da plenitud a las palabras que Jesús dijo a sus discípulos: "Fui forastero y me acogieron". (Mt 25,35).

Le pido a Dios que el gobernador Abbott reconsidere su decisión y se una a los otros 41 gobernadores estadounidenses, incluyendo a 18 gobernadores republicanos, que han dado su consentimiento por escrito para continuar el reasentamiento de refugiados en sus estados.

El Obispo Edward Burns se une a sus hermanos obispos en todo el estado en la siguiente declaración:

Declaración de la Conferencia de Obispos Católicos de Texas sobre la Carta del Gobernador Abbott Negando Consentimiento

La decisión del gobernador Greg Abbott rechazar a los refugiados del gran estado de Texas es profundamente decepcionante y desalentadora. Si bien la Conferencia Católica de Obispos de Texas respeta al gobernador, esta decisión es simplemente errónea. Niega que las personas que huyen de la persecución, incluyendo la persecución religiosa, puedan traer sus dones y talentos a nuestro estado y contribuir al bien común general de todos los tejanos. Los refugiados que ya se han reasentado en Texas han hecho que nuestras comunidades sean aún más vibrantes. Como Católicos, un aspecto esencial de nuestra fe es acoger al forastero y cuidar del extranjero. Utilizamos esta ocasión para comprometernos aún más ardientemente a trabajar con todas las personas de buena voluntad, incluidos nuestros gobiernos federales, estatales y locales, para ayudar a los refugiados a integrarse y convertirse en miembros productivos de nuestras comunidades.