Background Image

News 6.26.2015


Huesos de San Pedro

 Aunque la tumba de San Pedro, Apóstol y primer papa estuvo perdida durante varios siglos, ésta fue encontrada mientras un equipo que trabajaba bajo la Basílica de San Pedro entre 1939 y 1949 descubrió un extenso complejo de mausoleos del segundo y tercer siglos. Además de esta necrópolis romana, la actual basílica fue también construida sobre las ruinas de la Basílica Constantiniana, la cual a su vez al parecer fue construida de tal manera que el altar mayor está directamente encima de la tumba de San Pedro.

En la actualidad, es posible visitar estas excavaciones. Pequeños grupos son guiados subterráneamente a través de los antiguos sitios de sepultura romanos, más allá de los restos de la Basílica Constantiniana, y finalmente a la tumba que la mayoría de los eruditos piensa que contiene los restos de San Pedro. Las reservaciones al recorrido "Scavi," que toma su nombre de la palabra italiana que significa excavaciones, deben hacerse con meses de anticipación en la Oficina de Excavaciones del Vaticano. Para contactar la oficina, visite la página web del Vaticano (www.vatican.va) y realice una búsqueda de la palabra "Scavi". Quienes no viajan a Roma, o no les es posible asegurar un boleto para el recorrido, puede realizar un recorrido virtual guiado abriendo un enlace en la página web de la Oficina de Excavaciones del Vaticano.

Una visita a la tumba de San Pedro y a la necrópolis del Vaticano ofrece un contraste sorprendente: encima esta la iglesia más grande de Roma, la Basílica de San Pedro, un monumento increíblemente hermoso y glorioso del papado. Mientras que abajo, sirviendo de cimiento, literal y figurativamente, está el sepulcro de un simple pescador, quien dejó sus redes para seguir a Jesús, muriendo eventualmente como mártir en el circo romano cercano. Ver estas dos cosas juntas es esencialmente una experiencia Católica, un recordatorio de los orígenes humildes de nuestra fe y a las maravillas que Dios ha realizado a través de su Iglesia.

"Aun cuando ningún papa ha declarado jamás que los huesos de San Pedro sean auténticos, el Papa Pablo VI expresó en 1968 que las 'reliquias' de San Pedro habían sido 'identificadas de una manera que podemos afirmar que son convincentes.'"

La primera exposición para veneración pública de los huesos de San Pedro ocurrió durante la Misa de Clausura del Año de la Fe el 24 de noviembre de 2013 en la Plaza de San Pedro. Durante la Misa, el Papa Francisco, el 265vo sucesor de Pedro, sostuvo un relicario con ocho fragmentos de hueso, cada uno de ellos de unos dos a tres centímetros de largo, por unos minutos orando en silencio mientras que los coros entonaban el Credo Niceno en latín.

--

Source: