Background Image

Escucha el Suave Susurro de Dios

2/28/2017

Por el Padre Roberto Campagna, OFM

"Repara mi Iglesia" fue el llamado y el deseo de Dios que "escuchó" San Francisco por primera vez tres poderosas palabras. Él escucharía esta petición más de una vez mientras oraba en una capilla antigua desgastada y maltrecha que tan solo contaba con un santo Ícono colgado en la pared. Así que Francisco comenzó a reparar la capilla y lo hizo con mucha oración y cuidado.

Pero en su corazón, Francisco comenzó a entender que esas inquietantes palabras iban más allá de un trabajo literal 'de reparación'. Dios estaba invitándolo a arreglar lo que estaba mal en la sociedad y la espiritualidad de los tiempos.

De esas tres palabras, resultó toda una revolución de lo que sería una nueva clase de orden religioso y, de hecho, un nuevo tipo de Iglesia.

Nuestra Cuaresma y Tiempo Pascual, floreciendo en 50 Días de Pascua, aún nos tocan en el siglo XXI. Como lo descubrió San Francisco, las puertas del corazón se abren si pasamos algún tiempo escuchando y abriendo dichas puertas.

Que mejor momento para hacerlo que durante los solemnes días de la Cuaresma, el Triduo del Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y el glorioso Tiempo Pascual.

La clave es buscar un tiempo tranquilo con el Señor. ¿Por qué no tratar de llegar a la iglesia 15 minutos antes que empiece la Misa? Eso podría proporcionarnos algún tiempo de "escucha" para buscar la voluntad de Dios. Durante la liturgia, escuchar atentamente las Lecturas y el Evangelio del día - buscando escuchar la Santa Palabra de Dios es de hecho una poderosa oración.

Además, escuchar durante el día, escuchar con cortesía a los demás - en nuestra casa, en nuestra familia y en el trabajo. Necesitamos escuchar muy de cerca porque el Señor responde a su manera.

Con San Francisco, llegamos al Señor en el silencio de nuestro corazón, quitando las telarañas de nuestros propios excesos y egoísmo. Pide a Dios lo que es correcto para ti. Muchas personas buscan la ayuda de un director espiritual. Pero Francisco aprendió que debemos orar en silencio: "Ten misericordia de nosotros" (en Cuaresma) – y "Aleluya" (en la Temporada Cuaresmal).

Tal vez entonces, incluso llegando tan sólo 15 minutos antes de Misa nos dará tiempo para arrodillarnos o sentarnos en silencio, dejando atrás todos los momentos frenéticos de nuestras vidas apresuradas, pidiendo a Dios que se haga su voluntad en nuestras vidas particulares. Pidele a Dios que te ayude a saber qué "misión" es necesaria en la vida nueva de gracia colmada sobre nosotros en este Tiempo Santo.

--

El Padre Roberto, OFM es el Provincial de la Provincia de la Inmaculada Concepción y el Director de Franciscan Mission Associates. www.franciscanmissionassoc.org

Image credit: Aaron Burden on Unsplash.com