Background Image

Ordenaciones al Diaconado Transitorio – Sábado, 16 de Abril

4/14/2016

La ordenación de Michael Baynham, Martin Castañeda y Javier Alberto Diaz Servin al Orden Sagrado del Diaconado se llevará a cabo en la Catedral Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe a las 10:00 A.M., el sábado 16 de abril. Más información acerca de las vocaciones en el artículo del Obispo Kevin J. Farrell en la parte de abajo.

Puede ver la transmisión en vivo de la Misa de Ordenación en www.cathdal.org/video.

 


Por una grata coincidencia, la ordenación de tres diáconos transitorios ocurre el mismo fin de semana de la 53ava Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. ¿Qué podría ser más apropiado que celebrar este día con la ordenación de tres hombres que serán ordenados al sacerdocio el próximo año?

Nuestros tres ordenandos son Michael Jayson Baynham, quien ha sido preparado para el sacerdocio en el Seminario Holy Trinity de la Diócesis de Dallas y el Seminario Teológico de la Universidad Católica en Washington, D.C., Martin Castañeda, cuya formación sacerdotal se ha llevado a cabo en el Seminario Holy Trinity de la Diócesis de Dallas y el Seminario St. Mary en Houston y Javier Alberto Díaz Servín, de nuestro Seminario Misionero Redemptoris Mater. Su ordenación tendrá lugar en la Catedral Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe a las 10:00 A.M., el sábado 16 de abril. Asimismo, el 21 de mayo presidiré la ordenación al sacerdocio de cuatro jóvenes. Más adelante les hablaré de ésta.

Las vocaciones de estos siete hombres son el resultado de la oración, el llamado y el discernimiento de los individuos, sus familias, sus comunidades parroquiales y el proceso de formación en el seminario. En su carta acerca de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, nuestro Santo Padre Francisco nos invita a reflexionar acerca de la Iglesia, la comunidad apostólica, "y agradecer la mediación de la comunidad en su propio camino vocacional".

“El llamado de Dios”, nos recuerda el Papa, “se realiza por medio de la mediación comunitaria. Dios nos llama a pertenecer a la Iglesia y, después de madurar en su seno, nos concede una vocación específica”. Ese momento de madurez y conversión, de la que él nos habla, ocurre cuando nos damos cuenta que "la acción misericordiosa del Señor perdona nuestros pecados y nos abre a la vida nueva que se concreta en la llamada al seguimiento y a la misión".

Conversión y vocación, nos dice el Santo Padre, "son como las dos caras de una sola moneda y se implican mutuamente a lo largo de la vida del discípulo misionero”. El llamado a la vocación sacerdotal es tanto comunal como universal. Comunal en el sentido que las comunidades de la familia y la parroquia son el semillero donde las vocaciones son descubiertas y cultivadas; y universal en el sentido que las vocaciones son intrínsecas a la Iglesia. El Papa Francisco nos recuerda que "nadie es llamado exclusivamente para una región, ni para un grupo o movimiento eclesial, sino al servicio de la Iglesia y del mundo”.

En conclusión el Santo Padre agrega: "Pidamos al Señor que conceda a quienes han emprendido un camino vocacional una profunda adhesión a la Iglesia; y que el Espíritu Santo refuerce en los Pastores y en todos los fieles la comunión eclesial, el discernimiento y la paternidad y maternidad espirituales”.

Les pido que se unan conmigo meditando la oración del Papa Francisco por las vocaciones:

Padre de misericordia, que has entregado a tu Hijo por nuestra salvación y nos sostienes continuamente con los dones de tu Espíritu, concédenos comunidades cristianas vivas, fervorosas y alegres, que sean fuentes de vida fraterna y que despierten entre los jóvenes el deseo de consagrarse a Ti y a la evangelización. Sostenlas en el empeño de proponer a los jóvenes una adecuada catequesis vocacional y caminos de especial consagración. Dales sabiduría para el necesario discernimiento de las vocaciones de modo que en todo brille la grandeza de tu amor misericordioso. Que María, Madre y educadora de Jesús, interceda por cada una de las comunidades cristianas, para que, hechas fecundas por el Espíritu Santo, sean fuente de auténticas vocaciones al servicio del pueblo santo de Dios. Amen

--

Originally published on BishopKevinFarrell.org