Background Image

12/1/2014


La devoción a María es esencial en nuestra fe Católica

Diciembre es un importante mes Mariano que nos da la oportunidad de honrar a nuestra madre Santísima de una manera especial. El 8 de diciembre, celebramos la festividad de la Inmaculada Concepción

La devoción a María es parte esencial de nuestra fe Católica. Para los niños Católicos aprender el Ave María es un importante rito espiritual de pasaje. Existen numerosas tradiciones acerca de la Santísima Virgen que ella misma ha revelado en numerosas apariciones. Entre ellas, las de Lourdes, Fátima y Tepeyac, han sido aceptadas por la Iglesia en conformidad a la doctrina Católica. Otras se encuentran en proceso de discernimiento.

María ha sido objeto de dos definiciones ex-cátedra de la doctrina Católica. La primera, por el Papa Pius IX en 1864, hace referencia a la Inmaculada Concepción de María; la segunda por el Papa Pius XII en 1950, implica su Asunción al cielo. Estos dos eventos son ahora dogmas. Más allá de eso, el papel de María en la Redención de la humanidad ha sido debatido en concilios y por teólogos a lo largo de los siglos y sigue siéndolo hoy en día.

Me gusta pensar en su papel como lo describe la historia de las Bodas de Caná (Jn 2; 1-12). Cuando el mayordomo de la boda revela que se han quedado sin vino, María se lo menciona a Jesús, quien le responde que aún no ha llegado su hora. Sin embargo, ella dice al mayordomo, "Hagan los que él les diga." Jesús responde convirtiendo el agua en vino.

Este pasaje del Evangelio nos revela dos cosas importantes acerca de María. En primer lugar, ella nos guia hacia Jesús, diciéndonos que hagamos lo que él nos dice, seguirlo y convertirnos en sus discípulos. En segundo lugar, vemos el poder de su intercesión con su hijo y sabemos que podemos recurrir a ella en oración.

Diciembre es un importante mes Mariano que nos da la oportunidad de honrar a nuestra madre Santísima de una manera especial. A principios de mes, el 8 de diciembre, celebramos la festividad de la Inmaculada Concepción. Enseguida, el 12 de diciembre, conmemoramos su aparición a San Juan Diego como una mujer mestiza, recordando a españoles, indígenas, y la nueva raza que emergía de su unión – la raza mestiza, la dignidad de todos los seres humanos creados a imagen y semejanza de Dios.

Oremos para que seamos capaces de escuchar el llamado de María a convertirnos en discípulos de su hijo, tratando a todos nuestros hermanos y hermanas como hijos muy amados de Dios.

Originally published on: BishopKevinFarrell.org/es