Background Image

8/14/2015


La Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María

El dogma de la Asunción nos dice que al final de su vida, la Santísima Virgen María fue llevada al cielo en cuerpo y alma.

por el Padre Larry Rice

El 1ero. de noviembre de 1950, el Papa Pio XII declaró la Asunción de la Santísima Virgen María, que la Iglesia celebra cada año el 15 de agosto. En pocas palabras, el dogma de la Asunción nos dice que al final de su vida, la Santísima Virgen María fue llevada al cielo en cuerpo y alma.

Aun cuando este evento no se encuentra en las Sagradas Escrituras, es claramente parte de las practicas iniciales de la Iglesia.

En el siglo VI, San Juan Damasceno escribió en uno de sus sermones, "Tu alma santísima y bienaventurada, según lo que está reservado a nuestra naturaleza, se separa de tu cuerpo santo e inmaculado, tu cuerpo no reside en la muerte, y no sufre corrupción. Aquella en la que el alumbramiento ha guardado intacta su virginidad, cuando abandona la vida, su cuerpo es conservado, y lejos de desaparecer se convierte en un tabernáculo más puro y más divino sobre el que la muerte no ejerce ya poder, y que subsiste por los siglos de los siglos. Tu más puro e inmaculado cuerpo no se quedó en la tierra sino que fuiste elevada a un tabernáculo más alto y más precioso… al mismo cielo.”

Teológicamente, la muerte se entiende como una consecuencia del pecado original. Ya que María fue concebida sin Pecado Original, algunos teólogos se han preguntado si María murió o si fue llevada al Cielo sin experimentar la muerte. El Catecismo de la Iglesia Católica no contesta esta pregunta, sino que sencillamente nos dice, "La Santísima Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo" (no. 974).

La Solemnidad de la Asunción nos recuerda el singular papel que María desempeñó en nuestra salvación. Aunque ella no tenía pecado, nosotros tenemos la posibilidad de recibir el perdón de Dios por nuestros pecados por medio de Cristo. Su entrada al Cielo prefigura nuestra propia esperanza de experimentar la misma vida eterna.

Normalmente, la celebración de la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María es un día santo de obligación para los Católicos. Sin embargo, cuando cae en sábado o lunes, la obligación de asistir a Misa es suprimida.

--

El Padre Rice es el Director de Vocaciones de los Padres Paulinos.

Copyright © 2015, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, Washington DC. Derechos reservados. Usada con permiso.