Background Image

3/27/2015


Colecta del Viernes Santo Beneficia la Tierra Santa

Los fondos recaudados el Viernes Santo apoyan las escuelas Católicas, parroquias y educación religiosa en la Tierra Santa. La colecta del Viernes Santo también preserva los santuarios para peregrinos y brinda asistencia, incluyendo techo y comida para pobres y necesitados.

El Viernes Santo se realiza una colecta pontificia en todas las parroquias en los Estados Unidos. Los Católicos se unirán para contribuir a la colecta anual con los ingresos que apoyan los ministerios y obras en la Tierra Santa, en gran medida bajo la dirección de los Franciscanos.

La Colecta Pontifica del Viernes Santo ofrece una oportunidad directa para que los feligreses sean testigos de la paz. Su apoyo es un signo de unidad Cristiana que ayuda a proteger los Lugares Santos. Esta colecta anual del Viernes Santo une a todos los cristianos con la Tierra Santa.

Los fondos recaudados el Viernes Santo apoyan las escuelas Católicas, parroquias y educación religiosa en la Tierra Santa. La colecta del Viernes Santo también preserva los santuarios para peregrinos y proporciona asistencia, incluyendo techo y comida para los pobres y necesitados.

El Servicio Informativo Vaticano declaró recientemente que el cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, ha dirigido una carta a todos los obispos del mundo en vista de la colecta a favor de Tierra Santa.

Cada día, Cristianos de las varias regiones del Oriente Medio se cuestionan si quedarse o emigrar: viven en la inseguridad o sufren la violencia, a veces, simplemente porque profesan su fe, la nuestra. Todos los días hay hermanos y hermanas que se resisten, decidiendo permanecer allí donde Dios ha hecho en Cristo el diseño de la reconciliación universal. De esa Tierra partieron aquellos que, con la palabra de Cristo, han llevado el Evangelio a todos los rincones del mundo. Es allí donde la Iglesia siempre encuentra, con sus raíces, la "gran esperanza" que lleva el nombre de Jesús, pero la situación actual es muy delicada: basta pensar en el conflicto entre Israel y Palestina, los acontecimientos de Egipto y la tragedia de Siria. El Viernes Santo –continuó el cardenal Sandri- nos gustaría elevar el crucifijo el clamor de la paz para Jerusalén y para que el mundo, empezando por la Tierra de Jesús, se convierta en la Ciudad de la Paz.

El Custodio de Tierra Santa, Padre Pierbattista Pizzaballa, OFM, expresó, "es importante que los Cristianos en todo el mundo apoyen la iglesia en Tierra Santa, para que podamos continuar nuestra labor."

La Colecta del Viernes Santo del año pasado brindó asistencia a la Tierra Santa de la siguiente manera:

  • Apoyó 29 parroquias, cuatro hogares para huérfanos y tres instituciones académicas
     
  • Ayudó a mantener abiertas 16 escuelas para más de 10,000 estudiantes en los grados pre-K al 12
     
  • Facilitó 398 hogares en beneficio de familias Cristianas
     
  • Ayudó a restaurar más de 100 viviendas para familias de Cristianos en los últimos cinco años
     
  • Proporcionó cuidado a personas mayores en Belén y Nazaret
     
  • Creó 1,500 puestos de trabajo en la Tierra Santa
     
  • Preservó 74 santuarios y capillas de la vida de Jesús y los profetas
     
  • Apoyó a más de 100 hombres que se preparan para ser sacerdotes o hermanos religiosos