Background Image

FULL News release Details

Pope Francis on vocations: Christians need Mary, Church

Publish date: Tuesday, July 1, 2014
En Español

--

(Vatican Radio) On Saturday evening, in the Grotto of Lourdes in the Vatican Gardens, Pope Francis with a group of young people from the Diocese of Rome who are involved in vocational discernment.

The meeting with the Pope on the Vigil of the Solemnity of Saints Peter and Paul is a tradition begun by Pope Benedict XVI which has been continued by Pope Francis.

Greeting the young people, the Holy Father apologized for being late, saying punctuality is important.

He then proceeded to speak about the importance of the Blessed Virgin Mary in our lives. “I thank you for this visit, this visit to the Madonna who is so important in our lives. And she accompanies even in the definitive choice, the vocational choice, because she accompanied her Son in his vocational path, which was so hard, so sorrowful. She accompanies us always.”

Pope Francis said he feels said when he hears Christians say they do not seek the Mary or pray to Mary. He recalled a conversation with two young catechists in the seventies, a couple with young children, who spoke beautifully about Jesus:

“At one point I said, ‘And devotion to the Madonna?’ ‘But we have passed that stage. We know Jesus Christ so well, that we have no need of the Madonna.’ And what came into my heart and my mind was ‘Oh… poor orphans!’ … because a Christian without the Madonna is an orphan. And a Christian without the Church is an orphan. A Christian needs these two women, these two women who are mothers, two women who are virgins: the Church and the Madonna. And to make a ‘test’ of a good Christian vocation, you need to ask yourself: ‘How is my relationship with these two mothers going?’ with mother Church and with mother Mary. This is not a question of ‘piety,’ no, it’s pure theology. This is theology. How is my relationship with the Church going, with my mother the Church, with the holy mother the hierarchic Church? And how is my relationship going with the Madonna, who is my Mamma, my Mother?”

Pope Francis wished the young people a “good journey of discernment.” “For each one of us,” he said, the Lord has his vocation, that place He wants us to live our lives.” But, the Pope continued, “we must seek it, find it; and then, continue in it, always going onward.”

The Holy Father concluded his remarks by asking the young people to keep in mind the definitive nature of a vocation. This is important for us, he said, “because we are living in a “provisional” culture, a culture that shies away from definitive choices. Pope Francis told a story, related to him by a bishop, of a young man who wanted to be a priest – but only for ten years! “We have a fear of the definitive,” the Pope said. But choosing a vocation – whether matrimony, consecrated life, the priesthood – should be chosen with a view to the definitive. This is opposed to the “provisional” culture that we experience every day – a culture that we must live in, but which we must also overcome.

Finally, Pope Francis led the young people in singing the “Salve Regina” to the Blessed Virgin Mary, before leaving them with a blessing and the request that they pray for him.


Source: News.vaImage credit: Fr. Lawrence Lew OP on Flickr


Español

Papa: La vocación se busca como un niño, sostenidos de la mano de nuestra Madre María y nuestra Madre Iglesia

--

(ACI/EWTN Noticias) La tarde del sábado, el Papa Francisco se encontró, ante la réplica de la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes en los Jardines del Vaticano, con un grupo de jóvenes a quienes dio algunas pautas para el discernimiento de su vocación espiritual, y les aseguró que sin la Virgen María y sin la Iglesia un cristiano está huérfano.

La reunión con el Papa en la Vigilia de la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo es una tradición que inició el Papa Benedicto XVI y que ha sido continuada por el Papa Francisco

El Santo Padre indicó a los jóvenes que la vocación se busca como un niño, sostenidos de la mano de nuestra madre, la Virgen María.

“Para hacer el ‘test’ de una vocación cristiana correcta, hace falta preguntarse: ‘¿Cómo está mi relación con estas dos Madres que tengo?’, con la Madre Iglesia y con la Madre María”.

“Esto no es un pensamiento piadoso, no, es teología pura. Esto es teología. ¿Cómo va mi relación con la Iglesia, con mi Madre Iglesia, con la Santa Madre Iglesia jerárquica? ¿Y cómo está mi relación con la Virgen, que es mi Madre?”, cuestionó.

Francisco confesó, “cuando un Cristiano me dice que no ama a la Virgen, que no le sale el buscar a la Virgen, rezarle, me entristece”.

“Recuerdo una vez, hace casi 40 años, cuando estaba en Bélgica en un congreso, había un matrimonio de catequistas, los dos profesores universitarios, con hijos, una hermosa familia, hablaban bellamente de Jesucristo. Llegados a cierto punto, les dije: ‘¿Y la devoción a la Virgen?’”.

A esto, recordó, ellos contestaron, “nosotros ya hemos superado esa etapa. Conocemos tanto a Jesucristo que no necesitamos a la Virgen.”

“Y lo que me vino a la mente y al corazón fue, "Pero… ¡Pobres huérfanos!,” dijo Francisco.

El Santo Padre subrayó que “un cristiano sin la Virgen está huérfano. También un cristiano sin Iglesia es un huérfano. Un cristiano necesita de estas dos mujeres, dos mujeres madres, dos mujeres vírgenes: La Iglesia y la Madre de Dios”.

La Virgen María, remarcó, “nos acompaña siempre”, así como acompañó a su Hijo en su camino vocacional, “que fue tan duro, tan doloroso”.

El Papa también analizó la cultura actual, que sume a muchos jóvenes a vivir en la provisionalidad. “Esto sí, pero solo por un tiempo, y para otro tiempo… ¿Te casas? Sí, sí, pero hasta que el amor dure, después cada uno de vuelta a su casa otra vez…,” lamentó.

“El sentido de lo definitivo es importante para nosotros porque estamos viviendo una cultura de lo provisional… Me explicaba un Obispo que un trabajador joven le dijo, 'Yo quisiera ser sacerdote, pero solo por diez años.’ Es así, lo provisional. Tenemos miedo de lo definitive.”

El Santo Padre señaló que “para elegir una vocación, cualquiera, también la vocación ‘de estado,’ el matrimonio, la vida consagrada, el sacerdocio, se debe elegir con una prospectiva de lo definitivo. Y a esto se opone la cultura de lo provisional. Es una parte de la cultura que a nosotros nos toca vivir en estos días, pero tenemos que vivirla y ganarla”.

“Bueno, también sobre este aspecto del definitivo, ¡creo que el que más tiene seguro su camino definitivo es el Papa! Porque el Papa… ¿Dónde terminará el Papa? Allá, en aquella tumba ¿no?”

Al finalizar, Francisco invitó a los jóvenes a cantar la ‘Salve Regina’. “¿La saben cantar? ¿Cantamos la Salve Regina a la Virgen unidos? ¡Vamos!”.

Luego el Santo Padre dio la bendición a los jóvenes y a sus familias y les pidió, como acostumbra, que rezaran por él.

“No dejen nunca a la Madre de Dios y no caminen solos. Les deseo un buen camino de discernimiento. Para cada uno de nosotros, el Señor quiso una vocación, ese lugar donde Él quiere que nosotros pasemos nuestra vida. Pero hace falta buscarlo, encontrarlo, y después, continuar, caminar hacia delante… Muchas gracias y ¡buen camino!”, concluyó


 

Media Request Contact

Annette Gonzales Taylor
Director of Communications
(214) 379-2873
agtaylor@cathdal.org