Catholic Diocese of Dallas

Facebook   Twitter   Facebook    Pinterest   LinkedIn   Vimeo   RSS      

 

En Español - Declaración de la USCCB acerca de los Refugiados Sirios y los Ataques a París

USCCB Statement on Syrian Refugees and the Attacks in Paris

Publish date: Wednesday, November 18, 2015

--

BALTIMORE -- Bishop Eusebio Elizondo, Chairman of the United States Conference of Catholic Bishops' (USCCB) Committee on Migration, issued a statement on Syrian refugees during the Bishops' annual General Assembly in Baltimore Nov. 17.

Full text of the statement follows:

Statement on Syrian Refugees and the Attacks in Paris

On behalf of the U.S. Conference of Catholic Bishops' Committee on Migration, I offer my deepest condolences to the families of the victims of the November 13 attacks in Paris, France and to the French people. I add my voice to all those condemning these attacks and my support to all who are working to ensure such attacks do not occur again—both in France and around the world.

I am disturbed, however, by calls from both federal and state officials for an end to the resettlement of Syrian refugees in the United States. These refugees are fleeing terror themselves—violence like we have witnessed in Paris. They are extremely vulnerable families, women, and children who are fleeing for their lives. We cannot and should not blame them for the actions of a terrorist organization.

Moreover, refugees to this country must pass security checks and multiple interviews before entering the United States—more than any arrival to the United States. It can take up to two years for a refugee to pass through the whole vetting process. We can look at strengthening the already stringent screening program, but we should continue to welcome those in desperate need.

Instead of using this tragedy to scapegoat all refugees, I call upon our public officials to work together to end the Syrian conflict peacefully so the close to 4 million Syrian refugees can return to their country and rebuild their homes. Until that goal is achieved, we must work with the world community to provide safe haven to vulnerable and deserving refugees who are simply attempting to survive. As a great nation, the United States must show leadership during this crisis and bring nations together to protect those in danger and bring an end to the conflicts in the Middle East.

 


Español

Declaración de la USCCB acerca de los Refugiados Sirios y los Ataques a París

--

 BALTIMORE – El Obispo Eusebio Elizondo, Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), emitió un comunicado acerca de los refugiados sirios durante la Asamblea General de Obispos en Baltimore, el 17 de noviembre.

El texto completo declara lo siguiente:

Declaración acerca de los Refugiados Sirios y los Ataques a París

En nombre del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, ofrezco mis más profundas condolencias a las familias de las víctimas de los atentados del 13 de noviembre en París, Francia y a los franceses. Uno mi voz a todos los que condenan estos ataques y mi apoyo a todos los que están trabajando para garantizar que este tipo de ataques no vuelva a ocurrir, ni en Francia, ni en ningún otro lugar del mundo.

Me encuentro muy consternado, sin embargo, por las llamadas de funcionarios federales y estatales que quieren poner un fin al reasentamiento de los refugiados sirios en los Estados Unidos. Estos refugiados están huyendo del terror — de la violencia como la que hemos presenciado en París. Son familias muy vulnerables, mujeres y niños que huyen para salvar sus vidas. No podemos y no debemos culparlos por las acciones de una organización terrorista.

Por otra parte, los refugiados que entran a este país pasan por controles de seguridad y múltiples entrevistas antes de entrar en los Estados Unidos — más que cualquier otra entrada a los Estados Unidos. Pueden pasar hasta dos años para que un refugiado pase a través de todo el proceso de investigación de antecedentes. Podemos buscar fortalecer el, ya de por sí, estricto programa, pero debemos seguir recibiendo a quienes necesitan tanto nuestra ayuda.

En lugar de utilizar esta tragedia como chivo expiatorio con todos los refugiados, hago un llamado a nuestros funcionarios públicos para que trabajen unidos para poner fin al conflicto sirio pacíficamente y para que los cerca de 4 millones de refugiados sirios pueden volver a su país y reconstruir sus hogares. Hasta que se logre ese objetivo, debemos trabajar con la comunidad internacional para proporcionar refugio seguro a los refugiados vulnerables que simplemente están tratando de sobrevivir. Como una gran nación, los Estados Unidos deben demostrar liderazgo durante esta crisis y unir a las naciones para que protejan a los que están en peligro y poner fin a los conflictos en el Medio Oriente.