Catholic Diocese of Dallas

Facebook   Twitter   Facebook    Pinterest   LinkedIn   Vimeo   RSS      

 

En Español - Papa Francisco: "Jesús es el pan de vida."

Pope Francis: "Jesus is the bread of life"

Publish date: Monday, August 3, 2015

--

Pope Francis has urged the faithful to look beyond material needs and turn to Jesus who is “the bread of life”.

The Pope’s words came as he addressed the crowds gathered in St. Peter’s Square for the Sunday Angelus.

Taking his cue from the Gospel reading of the day which tells of the crowd that went looking for Jesus, not because they saw the signs but because they had eaten the loaves of bread and were filled, Pope Francis pointed out that those people gave more value to the bread than to He who gave them the bread.

He explained that before this spiritual blindness, Jesus highlights the need to look beyond the gift and discover the giver. God himself – the Pope said – is the gift and is also the giver.

Jesus invites us – the Pope continued – to be open to a perspective which is not only that of daily preoccupation and material needs; Jesus speaks to us of a different kind of food, food which is not corruptible and that we must search for and welcome into our lives.

He exhorts us not to work for food that perishes but “for the food that endures for eternal life which the Son of Man will give us” he said.

With these words – Pope Francis continued  – He wants us to understand that beyond a physical hunger, man has a different kind of hunger – “we all have this hunger” – a more important kind of hunger that cannot be satisfied with ordinary food.

“It is the hunger for life - the hunger for eternity - that only He can satisfy because He is the bread of life” he said.

And pointing out that the true meaning of our earthly existence is to be found at the end, in eternity, Pope Francis said that to be open to meeting Jesus every day of our lives will illuminate our lives and give meaning to small gifts, sufferings and preoccupations.
   And quoting from the Gospel of John, the Pope said “Jesus said to them: I am the bread of life; whoever comes to me will never hunger, and whoever believes in me will never thirst”.

“This – he said – refers to the Eucharist, the greatest gift that fulfills body and soul”.

To meet and to welcome Jesus, “the bread of life” – Pope Francis concluded – gives meaning and hope to our lives that are sometimes tortuous; but this “bread of life” – he said - also gives us the duty to satisfy the spiritual and material needs of our brothers.

To do this – he said- we must announce the Gospel everywhere, and with the witness of a fraternal attitude of solidarity towards our neighbor, we can make Christ and his love present amongst men.

--

Source: News.va


Español

Papa Francisco: "Jesús es el pan de vida."

--

Recibido con una gran alegría, el Santo Padre Francisco rezó desde la ventana de la casa pontificia la oración a la Madre de Dios este primer domingo de agosto y habló a los fieles, basándose en Evangelio de Juan, sobre como Jesús evidencia la necesidad de ir más allá de la satisfacción inmediata de las propias necesidades materiales. Y en este sentido Francisco invitó a abrirse a una realidad que no sea sólo de las preocupaciones cotidianas como el comer y el vestir, refiriéndose al “hambre de vida”, el hambre de eternidad que sólo El Señor puede saciar, porque es “el pan de vida”.

Ante una expectante multitud de peregrinos, que soportaron las altas temperaturas que se vivían en la capital italiana, el Papa Francisco explicó que Jesús nos recuerda que “el verdadero significado de nuestro existir terreno está en la eternidad, y que la historia humana con sus sufrimientos y sus alegrías debe ser vista en un horizonte de eternidad. Jesús, el pan vivo venido del cielo es el único y verdadero significado de la existencia humana. “Es la Eucaristía el don más grande que sacia el alma y el cuerpo”. Por eso, explicó el Pontífice, el recibir a Jesús, “pan de Vida”, da significado al camino a veces tortuoso de la vida.

Además, el Papa Bergoglio recalcó que el “pan de Vida” nos es dado para que podamos compartirlo con nuestros hermanos y saciar su hambre espiritual y material, a través del anuncio del Evangelio.

“Con el testimonio de nuestra actitud fraterna y solidaria hacia el prójimo, hagamos presente a Cristo y su amor en medio de los hombres”, invitó el Santo Padre.

 

Palabras del Papa antes de la oración del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este domingo continúa la lectura del capítulo sexto del Evangelio de Juan. Después de la multiplicación de los panes, la gente se había puesto a buscar a Jesús y finalmente lo encuentra en Cafarnaúm. Él comprende bien el motivo de tanto entusiasmo en el seguirlo y lo revela con claridad: “Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse” (Jn 6,26).

En realidad, aquellas personas lo siguen por el pan material que el día anterior había mitigado su hambre, cuando Jesús había multiplicado los panes;  no han comprendido que aquel pan, partido para tantos, para muchos, era la expresión del amor de Jesús mismo. Han dado más valor a aquel pan que a su donador. Ante esta ceguera espiritual, Jesús evidencia la necesidad de ir más allá del don, y descubrir, conocer al donador. Dios es el don, también el donador, es lo mismo. Y así de aquel pan, aquel gesto, la gente puede encontrar a Aquel que lo da, que es Dios. Invita a abrirse a una perspectiva que no es solamente aquella de las preocupaciones cotidianas del comer, del vestir, del éxito, de la carrera. Jesús habla de otro alimento, habla de un alimento que no es perecedero y que está bien buscar y acoger. Él exhorta: “Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre” (v. 27). Es decir, trabajen, busquen la salvación, el encuentro con Dios.

Y con estas palabras nos quiere hacer entender que, además del hambre físico el hombre lleva en sí mismo otro hambre – todos nosotros llevamos este hambre - un hambre más importante, que no puede ser saciado con un alimento ordinario. Se trata del hambre de vida, el hambre de eternidad que sólo Él puede saciar, porque es “el pan de Vida” (v. 35). Jesús no elimina la preocupación y la búsqueda del alimento cotidiano, no. No elimina la preocupación de todo lo que puede hacer la vida más desarrollada. Pero Jesús nos recuerda que el verdadero significado de nuestro existir terreno está al final, en la eternidad, está en el encuentro con Él, que es don y donador, y nos recuerda también que la historia humana con sus sufrimientos y sus alegrías debe ser vista en un horizonte de eternidad, es decir, en aquel horizonte del encuentro definitivo con Él. Y este encuentro ilumina todos los días de nuestra vida. Si nosotros pensamos en este encuentro, en este gran don, los pequeños dones de la vida, incluso los sufrimientos, las preocupaciones serán iluminados por la esperanza de este encuentro. “Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed” (v. 35). Y ésta es la referencia a la Eucaristía, el don más grande que sacia el alma y el cuerpo. Encontrar y recibir en nosotros a Jesús, “pan de Vida”, da significado y esperanza al camino a menudo tortuoso de la vida. Pero este “pan de Vida” nos es dado con una tarea, es decir, para que podamos, a su vez, saciar el hambre espiritual y material de los hermanos, anunciando el Evangelio por doquier. Con el testimonio de nuestra actitud fraterna y solidaria hacia el prójimo, hagamos presente a Cristo y su amor en medio de los hombres.

Que la Virgen Santa nos sostenga en la búsqueda y en el seguimiento de su Hijo Jesús, el “pan verdadero”,  el “pan vivo” que no se acaba y dura para la vida eterna.

--

Source: News.va/es