VIDEO: Homilía de la Misa Crismal 2015 por el Obispo Kevin Farrell

4/1/2015

¿Qué es la Misa Crismal?

Publicado originalmente en BishopKevinFarrell.org/es

Durante la Semana Santa, ocurre una importante celebración litúrgica que solo se lleva a cabo en la Catedral, pero que toca un sinnúmero de vidas en todas las parroquias de la diócesis. Se trata, por supuesto, de la Misa Crismal en la que son consagrados, bendecidos y distribuidos los Santos óleos que serán utilizados en todas las parroquias.

Es también la ocasión en la que todos los sacerdotes de la diócesis concelebran la Misa, junto a los obispos, para poner de manifiesto la unidad del presbiterado (los sacerdotes) con el episcopado (los obispos). Durante la celebración, todos nosotros renovamos nuestros votos sacerdotales.

La Misa Crismal es un ejemplo importante y único de la Iglesia donde sacerdotes y fieles son reunidos en un evento significativo en la vida de la diócesis local. La renovación de los votos sacerdotales y la bendición y distribución de los Santos Óleos son acciones necesarias y vivificantes en el cumplimiento del ministerio que se realiza día-tras-día en cada una de nuestras parroquias.

Hay tres Santos Óleos que son utilizados en unciones en diversas ocasiones. El Santo Crisma se utiliza en la administración de los sacramentos del bautismo, la confirmación, las órdenes sagradas y en la dedicación de una iglesia. El Santo Crisma, aceite mezclado con bálsamo, es consagrado (a diferencia de los otros óleos que son bendecidos). Solo un obispo puede consagrar el Santo Crisma. Durante la consagración, el obispo sopla sobre el Óleo simbolizando la consagración por el Espíritu Santo.

Además del Santo Crisma, los obispos bendicen el óleo de los Enfermos y el Óleo de los Catecúmenos. Ambos óleos son aceite de oliva, pero, a diferencia del Santo Crisma, a éstos nada les es añadido. En la Iglesia primitiva, el Óleo de los Catecúmenos fue referido como el Óleo del Exorcismo. En el bautismo de un infante, el niño es ungido en el pecho y el sacerdote unge al niño en nombre de Cristo, pidiendo que fortalezca al niño contra el poder de Satanás.

Para los adultos, la unción con el Óleo de los Catecúmenos, que puede realizarse antes del bautismo, otorga al individuo la fuerza para perseverar en su jornada y superar los vínculos del pasado y la oposición de Satanás.

La Unción de los Enfermos se encuentra en Santiago 5,14, “Si [alguien] está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia, para que oren por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor.” El Óleo de los Enfermos es utilizado en la unción de quienes se encuentran gravemente enfermos o en peligro de muerte por medio del Sacramento de la Unción de los Enfermos (anteriormente conocida como Extrema Unción).

Una vez concluida la Misa Crismal, los sacerdotes regresan a sus parroquias con los Santos óleos que serán utilizados el próximo año durante las ocasiones tan significativas en la vida de la Iglesia Católica y sus fieles.


VIDEO (En Ingles)

Chrism Mass 2015 Homily - Bishop Kevin Farrell from Catholic Diocese of Dallas on Vimeo.

News