El misterio de la Santísima Trinidad

5/20/2016

El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y vida cristianas. Dios se revela a sí mismo como Padre, Hijo y Espíritu Santo. La doctrina de la Trinidad incluye tres verdades de fe.

Primero, la Trinidad es Una. No hablamos de tres dioses sino de un solo Dios. Cada una de las Personas es completamente Dios. Son una unidad de Personas en una naturaleza divina.

Segundo, las Personas Divinas son distintas una de la otra. Padre, Hijo y Espíritu Santo no son tres apariencias o modos de Dios, sino tres personas identificables, cada una totalmente Dios de una manera distinta de las otras.

Tercero, las Personas Divinas están en relación una con las otras. La distinción de cada una sólo se entiende en referencia a las otras. El Padre no puede ser Padre sin el Hijo, ni tampoco puede el Hijo ser Hijo sin el Padre. El Espíritu Santo está relacionado con el Padre y el Hijo, son ambos quienes lo envían.

Todos los cristianos son bautizados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. La Santísima Trinidad ilumina todos los otros misterios de fe.

--

Este artículo es un extracto del Catecismo Católico de los Estados Unidos para los Adultos, copyright © 2007, United States Conference of Catholic Bishops. Todos los derechos reservados.

News