Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María

8/13/2018

Durante su Ángelus del 15 de agosto de 2000, el Papa San Juan Pablo II meditó acerca del misterio de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María a los cielos:

Amadísimos hermanos y hermanas, 

Hoy la Iglesia está de fiesta, porque celebra la gloriosa Asunción al cielo de María santísima. Desde siempre el pueblo de Dios, guiado por la Revelación, cree que la Madre de Cristo fue asociada a la victoria de su Hijo sobre la muerte y la venera llevada en cuerpo y alma a la gloria. 

María, elegida por Dios como sede purísima para "habitar" en medio de los hombres, al concluir su existencia terrena, fue acogida inmediatamente en el cielo. Por eso, la comunidad cristiana, con un célebre himno, canta alegre sus alabanzas y la invoca así:  "Dios te salve, poderoso apoyo de nuestra fe. Dios te salve, estandarte esplendoroso de gracia... Dios te salve, llave del reino de Cristo. Dios te salve, esperanza de eternos tesoros... Dios te salve, por ti exultan los cielos, juntamente con la tierra. Dios te salve, por ti exulta la tierra juntamente con los cielos" (Akáthistos).

La fiesta de la Asunción, celebrada por doquier con diversas expresiones populares, cae a mitad del mes de agosto, tiempo de vacaciones de verano. Exhorto a todos, y en particular a los que se encuentran de vacaciones, a redescubrir el sentido cristiano de esta fiesta, participando en la celebración eucarística y orando con devoción a nuestra Madre celestial.

La Asunción de la Virgen nos recuerda que nuestra verdadera patria es el cielo y ella nos brinda su ayuda materna para prepararnos al encuentro definitivo con Cristo, al final de nuestra peregrinación por la tierra.

Que la Reina del cielo, a la que tanto amó, siga acompañando como madre solícita el camino terreno de sus hijos, especialmente el de las nuevas generaciones, y a todos recuerde la meta gloriosa, donde ella nos ha precedido y nos espera.

--
Fuente: vatican.va
Fuente de Imagen: wikimedia commons

Diocese News