Background Image

Vaticano 5.18.2020


Juan Pablo II, hombre de oración, cercanía y justicia que es misericordia

Celebrando la Misa en el centenario del nacimiento de Karol Wojtyla, el futuro San Juan Pablo II, el Papa Francisco describió a su predecesor como un hombre de oración, cercanía y justicia.

Por Christopher Wells

El Papa Francisco celebró el centenario del natalicio de San Juan Pablo II ofreciendo la Santa Misa en el altar donde el Papa polaco se encuentra sepultado en la Basílica de San Pedro.

Junto a un número muy limitado de fieles, la liturgia del lunes por la mañana fue la primera Misa abierta al público después de casi dos meses de restricciones debido a la pandemia del coronavirus.

El Señor ha visitado a Su pueblo

El Papa Francisco comenzó su homilía recordándonos que Dios ama a Su pueblo, y en tiempos difíciles "los visita" enviando a un santo o a un profeta.

En la vida del Papa Juan Pablo II, podemos ver a un hombre enviado por Dios, preparado por Él, y hecho Obispo y Papa para guiar a la Iglesia de Dios. "Hoy podemos decir que el Señor ha visitado a Su pueblo".

Un hombre de oración

El Papa Francisco se centró en tres rasgos particulares que marcaron la vida de Juan Pablo II: la oración, la cercanía y la misericordia.

A pesar de sus muchos deberes como Papa, Juan Pablo II siempre encontró tiempo para orar. "Sabía bien que la primera tarea del obispo es orar", expresó el Papa Francisco, señalando que esta es la enseñanza de San Pedro en los Hechos de los Apóstoles. "La primera tarea del obispo es orar", repitió el Papa. Juan Pablo "sabía esto y lo hizo".

Cercano al pueblo

San Juan Pablo II también estuvo cerca del pueblo, no separado o desconectado de ellos, más bien, viajando por todo el mundo para buscarlos.

Ya en el Antiguo Testamento, podemos ver cómo Dios estaba distintivamente cerca de Su Pueblo. Esta cercanía culminó en la Encarnación, cuando Jesús mismo habitó entre Su pueblo.

Juan Pablo siguió el ejemplo de Jesús, el Buen Pastor, acercándose tanto a los grandes como a los pequeños, a los cercanos y a los físicamente lejanos.

Justicia misericordiosa

Por último, el Papa Francisco expresó que San Juan Pablo II fue notable por su amor a la justicia. Sin embargo, su amor por la justicia era un deseo de justicia completado por la misericordia. Y así Juan Pablo también fue un hombre de misericordia, "porque la justicia y la misericordia van unidas". Juan Pablo, que hizo tanto para promover la devoción de la Divina Misericordia, creía que la justicia de Dios "tenía este rostro de misericordia, esta actitud de misericordia".

El Papa Francisco concluyó su homilía con la oración para que el Señor nos conceda a todos nosotros, y especialmente a los pastores, la gracia de la oración, de la cercanía y de la gracia de la justicia en la misericordia y la justicia misericordiosa.

--

Source: Vatican news
Image source: vatican.va