¿Perdiste Algo? Rézale a San Antonio

6/13/2017

Día de Fiesta de San Antonio de Padua (1195-1231) - Junio 13

Este Doctor de la Iglesia nación en Lisboa, Portugal, y se unió a los Agustinos a la edad de 15 años. En 1220 ingresó a la orden de los Franciscanos donde se convirtió en un misionero Africano y fue enviado a Marruecos. Sin embargo, su precaria salud forzó su regreso a Europa. Una tormenta hizo que llegara a Sicilia. De ahí viajo a Asís donde su don de la predicación fue reconocido y utilizado en Italia y Francia. San Francisco lo nombró primer "lector en teología" de la orden; también fue superior de varias comunidades. Muchos creyentes buscan su intercesión cuando algo se les pierde.

San Antonio Predica a los Peces

de Florecillas de San Francisco de Asís, 1476

Fue en ocasión que San Antonio se hallaba en Rímini, donde había una gran muchedumbre de herejes (6). Durante muchos días había tratado de conducirlos a la luz de la verdadera fe y al camino de la verdad, predicándoles y disputando con ellos sobre la fe de Jesucristo y de la Sagrada Escritura. Pero ellos no sólo no aceptaron sus santos razonamientos, sino que, endurecidos y obstinados, no quisieron ni siquiera escucharle.

Por lo que un día San Antonio, por divina inspiración, se dirigió a la desembocadura de los peces como predicándoles: “Oíd la palabra de Dios, peces del mar y del río, ya que esos infieles herejes rehúsan escucharla”.

No bien hubo dicho esto, acudió inmediatamente hacia él, en la orilla, tanta muchedumbre de peces grandes, pequeños y medianos como jamás se habían visto, en tan gran número, en todo aquel mar ni en el río. Y todos, con la cabeza fuera del agua, estaban atentos mirando al rostro de San Antonio con gran calma, mansedumbre y orden: en primer término, cerca de la orilla, los más diminutos; detrás, los de tamaño medio, y más adentro, donde la profundidad era mayor, los peces mayores.

San Antonio, a la vista de tanta reverencia de los peces hacia Dios, su creador, lleno de alegría de espíritu, dijo en alta voz: “Bendito sea el eterno Dios, porque los peces de las aguas le honran más que los hombres herejes, y los animales irracionales escuchan su palabra mejor que los hombres infieles”.

Oración para la Restauración de las Cosas Perdidas

ORACIÓN

Amado San Antonio, glorioso sirviente de Dios, famoso por tus méritos y milagros poderosos, ayúdanos a encontrar todo esto que perdimos. Asístenos con tu ayuda en los momentos de tentación; e ilumina nuestras mentes en la búsqueda de la voluntad de Dios. Ayúdanos a encontrar de nuevo la vida de la gracia, esa gracia que una vez destruyó nuestro pecado, y que nos lleva a la posesión de la gloria que nos ha prometido el Salvador. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

--

Fuentes:

Derecho de Autor © 2017, Catholic News Service–United States Conference of Catholic Bishops, Washington, DC. Derechos Reservados. Usado con Permiso.

Diocese News