Cómo Hablar acerca de la Libertad Religiosa

6/20/2017

Cada año, las diócesis en todo el país organizan eventos especiales para resaltar la importancia de defender la libertad religiosa. La Quincena por la Libertad Religiosa comienza el 21 de junio — Vigilia de las Fiestas de San Juan Fisher y Santo Tomás Moro — y termina el 4 de julio, día de la Independencia.

Puede encontrar información adicional acerca de este evento visitando www.cathdal.org/fortnightforfreedom.

La libertad religiosa se ha convertido recientemente en uno de los puntos centrales en la conversación acerca de cómo los estadounidenses pueden promover el bien común. Nuestra tradición Católica tiene mucho que aportar a esta conversación. En este tiempo de creciente polarización en nuestra cultura, podemos contribuir a una mejor comprensión de este tema de una manera que respete a todas las personas. Podemos hablar con amigos y vecinos acerca de la libertad religiosa y trabajar para aclarar conceptos erróneos acerca de ella.

1. Respeto

Muchos escépticos de la libertad religiosa tienen preocupaciones razonables. Por ejemplo, se preocupan porque todas las personas sean tratadas con la misma dignidad. En efecto, la dignidad de todas las personas es la base de la doctrina de la Iglesia sobre la libertad religiosa. Es importante que no ignoremos a los escépticos, sino que en cambio, escuchemos sus inquietudes y las tomemos en serio.

Entonces, si los escépticos tienen un punto válido, ¿qué les decimos?

2. Un Derecho Fundamental

La libertad religiosa constituye un derecho fundamental. Lo cual significa que el gobierno no puede obligar a las personas a actuar en contra de su conciencia. Esto es importante para todas las personas, no solo para las personas de fe. Un gobierno que hace que un grupo elija obediencia al Estado por encima de su obediencia a la fe y a la conciencia puede obligar a cualquier grupo a someterse a las exigencias del Estado. La libertad religiosa es la base de todas las demás libertades.

3. Espacio para hacer el bien

Las personas de fe necesitan libertad religiosa poder servir a los demás. A menudo, las disputas sobre la libertad religiosa surgen cuando se espera que las organizaciones religiosas sacrifiquen aspectos de su fe para continuar sirviendo a la comunidad a su alrededor. Pero es nuestra fe la que nos inspira a servir. Considera el caso de las Hermanitas de los Pobres, que viven su fe Cristiana sirviendo a los ancianos pobres.

Estas mujeres han tenido que buscar protección contra una regulación que les exige facilitar el acceso a anticonceptivos, incluyendo dispositivos y drogas que inducen el aborto. O bien, considera los servicios de adopción que brinda Caridades Católicas, que lo único que busca es ubicar a niños en hogares con una madre y padre casados. Debido a la redefinición del matrimonio en el derecho civil, muchas agencias de Caridades Católicas, así como otras agencias de adopción religiosas de todo el país han sido obligadas a poner fin a sus servicios de adopción y cuidado tutelar.

Los desafíos a la libertad religiosa a menudo provienen de una visión equivocada de la religión, una visión que considera que la religión es algo bueno solamente si se ajusta a todos los valores que prevalecen en la actualidad.

Sin embargo, el bien que realizan las instituciones religiosas es inseparable de las partes que cuestionan las normas predominantes. Las convicciones religiosas se interrelacionan todo el tiempo. Cuando los grupos religiosos violan su conciencia, debilitan la misión de su ministerio. Las personas de fe y las organizaciones religiosas necesitan espacio para realizar sus propias contribuciones al bien común.

4. Pluralismo auténtico

Los escépticos a menudo están preocupados por el efecto que las organizaciones religiosas tienen en las personas que no comparten dichas creencias religiosas. Los escépticos tienden a ver conflicto entre la libertad religiosa y su visión de igualdad, y eligen un concepto equivocado de igualdad por encima de la libertad. Sin duda, estas son cuestiones difíciles. Deben considerarse los siguientes puntos:

  • Una sociedad plural deja espacio para las personas que tienen opiniones contrarias a la corriente dominante. Los grupos religiosos, y los grupos formados alrededor de un conjunto particular de principios, necesitan poder expresar sus opiniones con integridad. ¿Se le debe exigir por ley a una organización protectora de los derechos de los animales contratar a un miembro de una asociación de caza? Por supuesto que no. Entonces, tampoco se le debe exigir a una organización religiosa contratar a personas que se oponen a las enseñanzas de dicha religión. Es fundamental que nuestra sociedad no adopte la visión de que todos los grupos, y menos aún los grupos religiosos, deben ajustarse a una visión. La verdadera libertad resulta de una diversidad que fortalezca la sociedad, en vez de debilitarla.
  • Algunos escépticos argumentan que las personas religiosas imponen su fe a los demás. Sin embargo, cuando se acusa a los grupos religiosos de causar daño a los demás, el "daño" a menudo significa que no facilitan una acción. La cadena de tiendas de manualidades Hobby Lobby se negó a incluir abortivos en los planes de salud de sus empleados. Pero Hobby Lobby no evita que sus empleados obtengan dichos dispositivos. La familia Cristiana dueña de Hobby Lobby se niega a participar en una actividad que considera inmoral.
  • Este caso es similar al de empresas familiares que eligen no participar de matrimonios entre personas del mismo sexo. Por ejemplo, la florista Barronelle Stutzman había servido a un cliente que ella sabía que mantenía una relación con alguien de su mismo sexo desde hacía casi una década. Sin embargo, en conciencia no podía crear arreglos florales personalizados para la ceremonia de enlace con una persona del mismo sexo que el cliente. Ella estaba contenta de proveer flores para cualquier otra ocasión pero no quería verse obligada a participar de un evento que en particular iba en contra de sus creencias Cristianas. El Estado de Washington demandó a Barronelle por negarse a participar en una actividad que iba en contra de su fe.
  • Ante todo, la Iglesia busca ofrecer la mejor manera. La doctrina de la Iglesia es holística, cimentada en la dignidad de la persona humana, una dignidad que es visible a la razón y aún más evidente a la luz del Evangelio de Jesucristo. No estamos simplemente pidiendo que no nos presionen y nos dejen en paz. Creemos lo que enseñamos — sobre matrimonio, sexo, vida familiar, atención a los refugiados, atención a los pobres, atención a los enfermos, atención a todas las personas vulnerables — es bueno para la sociedad. Cuando vemos una cultura carente de amor y hostil a la vida, trabajamos para dar testimonio de una cultura más sana, una "civilización de amor", en la cual todas las personas puedan florecer.

 

5. Hazla tuya

Cuando participamos en una conversación, como Católicos, la gente quiere saber nuestra opinión. Es bueno representar a la Iglesia y la belleza de sus enseñanzas; pero incluso es mejor cuando interiorizamos dichas enseñanzas y reflexionamos acerca de nuestras propias experiencias y motivos para preocuparnos por la libertad religiosa. Tus amigos y vecinos quieren saber lo que piensas. ¡Puedes ofrecer una contribución única a la conversación!

Diocese News