Celebrando el 50 aniversario de "Humanae Vitae"

7/25/2018

Por Arzobispo Jose H. Gomez

Esta semana estamos celebrando el 50 aniversario de “Humanae Vitae” (“Sobre el amor humano”), la carta encíclica del Beato Papa Pablo VI sobre la vida humana y el amor.

Viendo en retrospectiva, podemos entender mejor por qué el mundo de 1968 no estaba listo para este documento, ya que fue un tiempo de ideas nuevas acerca de la libertad y el amor humanos y de actitudes nuevas hacia las tradiciones y la autoridad.

Los católicos intentaban entender las enseñanzas del histórico Concilio Vaticano II (1962-1965) y lo que dichas enseñanzas significaban para vivir como cristianos en el mundo moderno.

Mucho se ha escrito acerca de “Humanae Vitae” y de cómo se recibió en la Iglesia y en la sociedad en general. Ahora sabemos ya cuánto sufrió el Beato Papa Pablo VI debido a que su mensaje fue malentendido y malinterpretado.

El mundo de 1968 no sabía lo necesaria que era la encíclica “Humanae Vitae”, y aun mas necesaria para el mundo actual.

Podemos leer “Humanae Vitae” como una profecía.

Mucho de lo que el Papa Pablo VI advirtió se ha cumplido: desde la desmesurada cantidad de divorcios, la infidelidad y la pornografía, hasta los bebés “de probeta”, el aborto generalizado, el “invierno demográfico” y la confusión total sobre el género, la sexualidad y la persona humana, que podemos ver en nuestra sociedad actual.

Pero debemos leer “Humanae Vitae” como una promesa.

Esta encíclica es una carta sobre la felicidad y el amor. El Beato Papa Pablo VI escribe sobre “el designio amoroso de Dios”, el camino que Él dispone para nosotros y que nos ha de llevar a encontrar la felicidad. El amor conyugal es parte de ese plan.

El Beato Papa Pablo VI fue realista. Él comprendió que las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio y la sexualidad no son fáciles, que seguir a Jesús requiere disciplina y auto sacrificio. Pero él quiere que sepamos que Dios nos acompaña en esta jornada, y nos presenta un destino para nuestras vidas que es a la vez hermoso y verdadero.

Fuimos creados por el Amor y estamos hechos para amar y ser amados. Y el fruto que bendice el amor en el matrimonio es el milagro de la nueva vida, en la cual el hombre y la mujer se dan cuenta de lo que significa ser creado a imagen de Dios, el Autor de la Vida.

Esta es la hermosa promesa de “Humanae Vitae”.

--

Fuentes: USCCB.org / Angelusnews.com
Fuesnte de Imagen:  Photo by Nathan Dumlao on Unsplash


Lo invitamos a ver el mensaje del Obispo Edward J. Burns en referencia a la Celebración de Humana Vitae (en inglés).

Diocese News