Background Image

Coronavirus 4.26.2020


Llamado a la Oración – Obispos Católicos de los Estados Unidos y Canadá (1º. de Mayo)

A medida que el mundo sigue enfrentando los efectos continuos de la pandemia mundial del coronavirus, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) ha anunciado que se unirá a la Conferencia de Obispos Católicos de Canadá, el 1º. de mayo, para renovar las consagraciones de las dos naciones al cuidado de nuestra Santísima Madre.

El Arzobispo Gómez dirigirá una breve liturgia con la oración de reconsagración el viernes 1º. de mayo a la 1:00 pm CST. Una guía para la liturgia estará disponible para brindar asistencia a los fieles en www.cathdal.org/consecration. Visite las plataformas de los medios de comunicación social de la USCCB: FacebookTwitter, e Instagram para unirse en oración al Arzobispo Gómez.

El Obispo Edward J. Burns pide que todos los fieles de la Diócesis de Dallas se unan en esta oración especial pidiendo el auxilio de la Virgen María en este tiempo de profunda aflicción y necesidad. “En estos tiempos difíciles es importante que pidamos el amparo de todos los ángeles y los santos. En particular, nos volvemos a nuestra Santísima Madre, quien nos brinda su protección de una manera especial. Oremos por su intercesión, buscando la gracia, la fortaleza y la presencia de Dios durante esta pandemia”.

"Esto dará a la Iglesia la oportunidad de pedir la continua protección de Nuestra Señora a los vulnerables, la sanación de los enfermos y la sabiduría para quienes trabajan en la cura de este terrible virus", expresó el Presidente de la USCCB, Arzobispo José Gómez, en una carta a sus hermanos obispos de todo el país.

Mediante una dedicación colectiva o una encomienda de una nación a María, un acto de consagración debe ser un recordatorio a los fieles del testimonio del Evangelio de la Santísima Madre y pedir su intercesión eficaz, ante su Hijo, en nombre de los necesitados.

La renovación de la consagración prevista en este país para el 1º. de mayo no cambia la designación de María como Patrona de los Estados Unidos bajo el título de la Inmaculada Concepción. Más bien, esta oración reafirma y renueva las encomiendas marianas anteriores, y nos une en solidaridad con nuestro Santo Padre, quien recientemente estableció el Memorial de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, como fuente de protección y fortaleza.