10 Cosas que Debemos Recordar esta Cuaresma 2018

2/23/2018

1.           Recordemos la formula. La Iglesia hace una buena labor poniendo ciertas verdades en listas y fórmulas fáciles de recordar: 10 Mandamientos, 7 sacramentos, 3 personas de la Trinidad. Para la Cuaresma, la Iglesia nos ofrece algo casi como un eslogan—Oración, Ayuno y Limosna—que son las tres cosas que debemos practicar durante esta temporada.

 

2.          Es un tiempo de oración. La Cuaresma es esencialmente una oración que se prolonga a lo largo de 40 días. Mientras oramos, emprendemos un camino que esperamos nos acerque más a Cristo y genere en nosotros un cambio promovido por nuestro encuentro con Él.

 

3.           Es un tiempo de ayuno. Con los ayunos del Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, y la abstinencia de carne los viernes, combinados con nuestra disciplina personal, la Cuaresma es el único tiempo en el que muchos Católicos realmente ayunan. Y tal vez ese es el motivo por el que le ponemos tanta atención a la práctica del ayuno. "¿Qué dejarás esta Cuaresma? ¿perros calientes? ¿cerveza? ¿dulces?" Para algunos de nosotros es casi como un juego. Sin embargo, el ayuno es una forma de penitencia que nos ayuda a alejarnos del pecado y acercarnos a Cristo.

 

4.          Es un tiempo para disciplinarnos. Los 40 días de Cuaresma son también un buen momento para trabajar en nuestra disciplina personal en general. En vez de renunciar a algo, podemos hacer algo positivo. "Voy a hacer más ejercicio. Voy a rezar más. Voy a portarme mejor con mi familia, mis amigos y mis compañeros de trabajo".

 

5.          Es negarse a sí mismo. La parte más importante de la disciplina Cuaresmal es que va más allá del auto-control, es encontrar los aspectos en nosotros que no están imitando a Cristo y dejarlos morir. El sufrimiento y la muerte de Cristo es lo que más ocupa nuestra mente durante la Cuaresma, y nos unimos a este misterio sufriendo y muriendo con Cristo, y resucitando de una manera purificada.
 

6.         No quiera hacer mucho. Existe la tentación de convertir la Cuaresma en un período ambicioso de reinvención personal pero lo mejor es que sea un tiempo simple y orientado. Hay una razón por la que la Iglesia trabaja en estos misterios año tras año. Pasamos toda nuestra vida tratando de acercarnos más a Dios. No trate de forzar este acercamiento en una sola Cuaresma. Esa es una receta destinada a fracasar.

 

7.         La Cuaresma nos hace conscientes de nuestras debilidades. Desde luego, que aun cuando nuestros propósitos de Cuaresma sean sencillos, nos cuesta trabajo cumplirlos. Cuando ayunamos nos damos cuenta que una comida es lo que nos impide pasar hambre. En ambos casos, la Cuaresma nos muestra nuestra debilidad. Esto puede ser doloroso pero reconocer lo indefensos que somos, nos hace buscar la ayuda de Dios con urgencia y sinceridad renovadas.

 

8.         Sea paciente consigo mismo. Cuando nos enfrentamos a nuestras propias debilidades durante la Cuaresma, tenemos la tentación de enojarnos, sentirnos frustrados y hasta llegar a pensar, "¡soy una mala persona!" Sin embargo, esa es una lección errónea. Dios nos llama a ser pacientes y a vernos a nosotros mismos como Él nos ve, con un amor incondicional.

 

9.         Dele la mano a quien lo necesita. Durante la Cuaresma, al experimentar debilidad y sufrimiento es el momento de renovar nuestra compasión por quienes tienen hambre, sufren o tienen necesidades. La tercera parte de la fórmula Cuaresmal es la limosna. No se trata de poner unos cuantos dólares más en la canasta de la colecta; se trata de tender la mano a los demás y ayudarlos como una manera de compartir la experiencia del amor incondicional de Dios.

 

10.       Aprenda a amar como Cristo ama. Dar de nosotros mismos en medio de nuestro propio sufrimiento y auto negación, nos ayuda a amar como Cristo, quien sufrió y se entregó incondicionalmente por todos nosotros en la Cruz. La Cuaresma es un camino por el desierto hasta el pie de la Cruz el Viernes Santo, cuando lo buscamos, imploramos su ayuda, nos unimos a su sufrimiento y aprendemos a amar como Él nos ama.

 

--

Fuente: USCCB.org
Fuente de Imagen: Pro Church Media on Unsplash

Diocese News